Toñi, en huelga de hambre por un alquiler social para la Corrala Utopía




Toñi, en huelga de hambre por un alquiler social para la Corrala Utopía

Varias vecinas están desde hoy en Zaragoza para exigir a Amado Franco, Presidente de Ibercaja, una reunión.

Toñi no abandonará su huelga de hambre hasta que el Presidente de Ibercaja acceda a reunirse con las familias.

La Corrala Utopía vive su momento más decisivo. Ibercaja ha roto todas las negociaciones. El pasado 10 de enero estaba convocada en la Sede del Defensor del Pueblo Andaluz una mesa de negociación para buscar una solución dialogada. Ibercaja, a pesar de confirmar su asistencia, no hizo acto de presencia en la cita. Es más, ese mismo día reiteró en los Juzgados su petición de desalojo forzoso del edificio que alberga la Corrala Utopía. Desde entonces se han intentado por todos los medios retomar los contactos y negociaciones. Pero Ibercaja se ha cerrado en banda. Los plazos judiciales se agotan y si, no media un acuerdo, en aproximadamente un mes tendrá lugar el desalojo de la Corrala Utopía.

Por ello, varias vecinas se han desplazado hasta Zaragoza. Allí están apoyadas por Stop Desahucios, 15M y otros colectivos y asociaciones vecinales de la capital aragonesa. Se mantendrán en Zaragoza hasta que consigan reunirse personalmente con Amado Franco, Presidente de Ibercaja. Mientras, en Sevilla, Toñi Rodríguez, vecina de la Corrala Utopía, ha decidido iniciar una huelga de hambre indefinida que no cesará hasta que Amado Franco acepte reunirse con sus compañeras.

Toñi estará desde hoy (30-1-2014) en la calle San Fernando, junto a la sede que Ibercaja tiene en esta céntrica calle de Sevilla. Estará arropada por sus vecinas y por miembros de la Plataforma de Apoyo a la Corrala Utopía y del Movimiento Andaluz por la Vivienda. En los próximos días, en apoyo de Toñi y del resto de familias de la Corrala, están previstas acciones solidarias contra Ibercaja que se desarrollarán en todo el Estado, especialmente en Andalucía.

Las vecinas desplazadas a Zaragoza llevan consigo un proyecto que podría sentar las bases de una solución negociada. El mismo se basa en la idea de un alquiler colectivo de todo el inmueble del que se haría cargo una cooperativa constituida por los propios vecinos y vecinas del inmueble. Las viviendas del inmueble estarían en régimen de alquiler social mientras que los locales ubicados en los bajos del edificio servirían para poner en marcha una cooperativa de trabajo para los vecinos y un espacio social y cultural para el bario de la Macarena. Esta iniciativa ha sido avalada tanto por la Junta de Andalucía como por el Defensor del Pueblo Andaluz, y ni siquiera el Ayuntamiento de Sevilla (hostil desde el comienzo con la Corrala Utopía) ha mostrado su contrariedad y negativa ante este proyecto.

Fuente:

La sanidad no se ha privatizado y Lasquetti en el barro ha acabado

¿Qué se han creído estos asquerosos del PP? Ya ni respetan a los tribunales, una vez más vuelven a demostrarnos que el sistema sólo les sirve si acata sus dictados. No han parado de manipular a los jueces y fiscales en el caso Bárcenas o en el de la infanta y su socio, pero cuando éstos no les dan la razón es porque han sido manipulados por las <<algarabías callejeras>>, según palabras textuales de Cospedal, la perra mejor amaestrada del PP. Esta malnacida está acostumbrada a mandar y ser obedecida en el acto, por lo que no admite la negativa de nadie, ni siquiera de esos tribunales que sirven al sistema del que ella vive.

Si es que cuando el delito es tan flagrante que resulta imposible su ocultación, los cuervos judiciales no tienen más remedio que hacer lo que para cualquier persona decente debe hacerse. Si miraran para otro lado en este caso, la ya de por sí diezmada autoridad moral judicial quedaría a la altura del estiércol, no es que los jueces estén con el pueblo, nunca lo estuvieron ni lo estarán, según mi modesta opinión esto se trata más bien de un tú o yo. Así que sin ánimo de ser un aguafiestas en estos momentos de lógica euforia, no pidamos peras al olmo ni tampoco que los cuervos se transformen en cisnes.

Cospedal ha ladrado en la COPE que le “sorprende” la decisión del TSJ de Madrid, incluso ha llegado a afirmar que  “no son los tribunales sino los gobiernos los que salen de las elecciones y los que tienen que ejecutar un programa que han votado los ciudadanos”, ¿qué programa? ¿no era esta misma puerca la que decía que la sanidad era intocable? si es que no vale ni para mentir, recuerden lo del contrato en diferido. Esta amoral nos viene a graznar poco menos que quien gana las elecciones tiene carta blanca para hacer y deshacer, que los jueces deben someterse a las órdenes del partido gobernante, ¿qué ostias es eso de que los jueces le den la razón a los ciudadanos? Esta indeseable que va de "demócrata de toda la vida", no conoce la vergüenza, su prepotencia le ciega hasta el punto de relajar sus músculos faciales (en constante tensión para mantener una sonrisa permanente y parecer "buena gente") y mostrarnos realmente cual es su rostro demoníaco.

Esta se pasa la democracia por la entrepierna, porque si no se hace lo que a ella le sale del coño (perdón por el lenguaje soez, je) rompe la baraja y a tomar por culo la bicicleta. Sí, mucha peineta y mierda ultracatólica, pero de sentimientos humanos, capacidad de empatía y respeto a las opiniones contrarias no le enseñaron nada en el colegio de monjas cucarachas donde estudió. Más bien todo lo contrario, allí aprendió a ser una depredadora de los de su propia especie, a ser una mujer con más testosterona que cualquier macho ibérico de monte, a respetar a las personas según los dígitos de su cuenta corriente, a insultar en lugar de dialogar; en pocas palabras, a ser una hiena dañina que ataca a los de su misma especie y sólo defiende a los de su manada, a ser una alimaña que si no existiera y dejara de hacer daño, nadie echaría de menos.

El repugnante Lasquetti ha tenido que dimitir tras el varapalo sufrido en los tribunales, esto es algo digno de celebrar para todas las personas honradas de este país, se le acabó la prepotencia a este mierdecilla que se cree alguien importante. No ha parado de insultar a los profesionales de la salud y a los ciudadanos que han salido a la calle a defender sus derechos, para él y la gentuza de su banda de mafiosos la opinión de quienes no les votan no vale nada. Ahora que ha sido bajado del pedestal a base de lucha ejemplar, debería ser defenestrado allí donde se encuentre, que se vea cara a cara con los que hasta ayer insultaba tras los micrófonos. A ver si es tan gallito cuando tenga frente a sus narices a un enfermo terminal o con alguna enfermedad crónica, ¿tendrá entonces cojones para llamarlo radical, izquierdista o violento? yo creo que no, viendo la cara de imbécil que tiene, este malparido no es nadie sin dos gorilas que le cubran las espaldas. Por mucho que haya dimitido, eso es sólo una pequeña parte de lo que merece este asqueroso, gentuza de este calibre no debe tener cargos de responsabilidad alguno nunca más. Desde Nordic Anger seguiremos la arrastrada vida de este reptil ponzoñoso, seguro que termina en una de esas empresas que viven de la mafiocracia.

Tiene bemoles que los ciudadanos deban protegerse de sus políticos a través de los tribunales, le han dado la vuelta a la tortilla delante de nuestras narices. Los que deberían ser meros administradores de la voluntad popular, se erigen en portadores de la verdad suprema e incuestionable, ellos saben mejor que nosotros mismos que es lo que más nos conviene a todos. En lugar de administrar las riquezas comunes de la manera más equitativa y eficaz, se forran con nuestra salud o la educación de nuestros pequeños. Se creen dueños de nuestras vidas por el simple hecho de ser votados por 1/3 de la población en edad de votar, votos que consiguieron con artimañas de trileros y engaños de estafadores amorales. La sanidad pública no será privatizada, nuestra salud es lo más sagrado que tenemos, sin salud no existe alegría, no existe esperanza, no existe la vida, sin salud todo nos sobra, todo carece de importancia.

Todos los ciudadanos de este país debemos estar orgullosos de tener entre nosotros a personas como las de las Mareas Blancas. Por contar con profesionales médicos que lo son por vocación; porque quieren ayudar a otros en sus peores momentos, los de enfermedad, y por eso salieron a la calle para decir ¡basta ya de tanto mangoneo! Orgullosos debemos estar por tener en nuestra capital a ciudadanos tan comprometidos como lo son los madrileños de abajo, los mismos que pararon al fascismo contra todo pronóstico, los del ¡no pasarán!, enhorabuena compañeros de Madrid, esta vez no han pasado y Lasquetti en el barro ha acabado.

Los huertos sociales son mucho más que plantar patatas o tomates



En vistas de que todo irá a peor, los de abajo comenzamos a aprender como organizarnos por la cuenta que nos trae. Una de esas maneras es la de los huertos sociales, los cuales proliferan por toda la península desde hace unos años hasta ahora. Los de arriba nos tienen reservado un futuro negro y sin ninguna esperanza de mejoría, ya nos lo han dejado bien clarito, esto es lo que hay porque no se puede hacer otra cosa. Se acabaron las contemplaciones, o lo tomas o lo dejas, mejor una mierda de trabajo que ninguno, ladran los voceros de la escoria fascista, ya no nos necesitan ni para explotarnos, así que o nos buscamos las habichuelas en otra parte o a comer mierda como menú diario.

Esto de los huertos sociales es una manera de decirles a los mafiosos parlamentarios que las tierras de nuestros pueblos son de sus habitantes, no de malnacidos que escudados en los votos mercadean con los bienes de todos. En muchos pueblos de la costa andaluza ocurren cosas tan absurdas como que una pareja nacida en uno de esos pueblos tenga que buscar vivienda en algún pueblo interior, porque los fascistas alemanes, rusos o ingleses pagan mejor por las casas, con lo que no puedes vivir en tu pueblo porque está infectado de chusma internacional.

Por otra parte, visto lo visto y al paso que vamos, dentro de poco sólo nos quedará la agricultura de supervivencia y el apáñate como puedas. Ya se que esto puede sonar catastrófico, pero a los hechos me remito, ¿se puede ser optimista con 6 mill de parados y casi 2 mill de familias sin ingreso alguno? Quien piense que esto irá a mejor dejando el cotarro en las mismas manos de siempre, es un esclavo que ama sus cadenas, un irresponsable que necesita de otros para organizar su vida.

Esto de los huertos sociales es una experiencia que va más allá de plantar patatas o tomates. Generalmente los huertos van unidos a asociaciones de vecinos y gente de abajo, en muchos casos el primer paso a seguir es la ocupación de las tierras, porque desgraciadamente y muy a menudo los ayuntamientos se niegan a dar a sus vecinos lo que les pertenece por derecho de nacimiento. El acto de ocupación de tierras pertenecientes a los diferentes términos municipales es ya en sí poner las cartas sobre la mesa, es decirles a los políticos de turno que se acabó la especulación, que los términos municipales sólo pertenecen a las personas que viven dentro de sus límites, que los alcaldes no son dueños de los pueblos, sino meros administradores de la voluntad popular.

Esta experiencia también supone un gran enriquecimiento humano para todos los que participan en ella. En los huertos se reúnen todo tipo de personas, aunque eso sí, con el factor común de ser todos de abajo. De esta manera todos aprendemos a organizarnos para el bien común, sin ninguna autoridad que nos imponga nada que no deseamos, y sin ningún espabilado que quiera organizar nuestras vidas. En los huertos todo se decide en asamblea, los problemas personales entre hortelanos se intentan solucionar de una manera pacífica y civilizada, si se tiene que recurrir a la expulsión (última opción) será un fracaso de todos. Nadie es más que nadie y por supuesto tampoco nadie es menos que nadie, todas las opiniones son escuchadas con respeto y después se decide lo que todos queramos, lo que más convenga a todos y no a la mayoría.

Así que como ya dije antes, los huertos sociales no sólo consisten en plantar patatas o tomates para dar de comer a quienes tienen menos, tambien servirán para concienciarnos de nuestro poder, para demostrarnos a nosotros mismos de una manera empírica que no necesitamos a politicuchos, jueces o maderos para organizar nuestra vida y que realmente seamos dueños de ella. Por eso en muchos pueblos los ayuntamientos se niegan a ceder, porque saben que no necesitamos concejales ni alcaldes que piensen por nosotros lo que más nos conviene, los que viven de la mafiocracia tienen miedo a la inteligencia, sienten pánico ante todo lo que sea organizado sin su consentimiento, saben que el chollo se les acaba porque ya nos han mostrado su verdadero rostro cadavérico.

La Ilustracion del Rif (1925)


Con toda probabilidad debió salir de esta publicación sólo su número uno, denominado además “extraordinario”, con 143 páginas sin foliar, apareciendo como su fundador y director-propietario Emilio Gabás Ginés, un periodista que fue redactor del madrileño diario El liberal además de autor de algunos libretos de zarzuela y sainetes. Su redacción y administración, así como la data en su portada, indica como lugar Madrid, con una delegación provisional en Melilla, imprimiéndose con toda probabilidad en Artes Gráficas Postal Expres de esta ciudad. La cubierta de la publicación, ocupada por un grabado del escudo de España rodeado por otros escudos militares, indica el año 1925, pero como lugar Melilla.

La fecha de esta única entrega corresponde al cinco de septiembre de ese año, precisamente tres días antes de producirse el desembarco de Alhucemas, el primero aeronaval en la historia y en el que las tropas hispano-francesas utilizaron gas motaza, que tuvo como comandante en jefe al entonces “director militar” Miguel Primo de Rivera (1870-1930) y como jefe ejecutivo de las operaciones militares al entonces comandante general de Melilla, José Sanjurjo (1872-1936). La victoria en Alhucemas terminó por consolidar el Protectorado español de Marruecos que había surgido del Tratado de Fez (1920).

En su artículo de presentación se dirá que esta “revista gráfica de información africana” –que este fue su subtítulo- se publicaba “con el noble propósito de rendir un homenaje al Ejército” español, que venía actuando en la que se conoce como Guerra del Rif. Las páginas de la publicación servirán para ofrecer un panorama general del Protectorado en Melilla, con textos y numerosas fotografías, algunas de ellas aéreas. Ofrecerá una información casi exhaustiva de todas las unidades militares que componían el ejército español en Melilla, tanto sus batallones como sus fuerzas regulares, y desde el Estado Mayor, pasando por la aviación, ingenieros, artillería, infantería, caballería o intendencia, hasta las unidades militares de sanidad y veterinaria, con biografías de sus principales jefes, como es el caso del citado general Sanjurjo, y un reportaje gráfico de operaciones.

Este panorama general se ampliaba con información y más fotografías del resto de las autoridades civiles y de las dotaciones policiales y de la guardia civil en la zona. Y a ello se añaden otros textos y fotografías sobre la política económica, comercial y agrícola en el Protectorado y de sus entidades (Junta de Arbitrios, Cámaras de Comercio, Agrícola y de la Propiedad), y su acción educativa y cultural, a través de la Escuela General y Técnica o del Ateneo. También da cuenta de los periódicos y revistas que se editan en la ciudad, en un texto redactado por el presidente de la Asociación de la Prensa de Melilla, Jaime Tur, y con fotografías de sus directores y redactores; y otro texto sobre la Historia de la poesía árabe, firmado por Emilio Álvarez Sanz y Tubau. A todo ello se unen numerosas inserciones publicitarias de los establecimientos comerciales de la ciudad, acompañadas algunas también de fotograbados.

La idea de su editor era la de seguir confeccionando nuevos números extraordinarios para cada una de las zonas del Protectorado español de Marruecos, al objeto de contribuir al “desarrollo de la colonización del abandonado y yermo terreno marroquí, haciendo intensas propagandas”, tal como se indica en el artículo de presentación de esta publicación.

Pablo Iglesias "Podemos". Marxistas disfrazados de movimiento social




Si es que esto se veía venir, estaba más que cantado, Pablo Iglesias, el "marxista de manual", presentará candidatura para las elecciones europeas, el nombre del nuevo partido será "Podemos". ¿Qué podemos esperar de alguien que cita a Mao diciendo: <<El poder surge de las bocas de los fusiles>>, nada decente. También se jacta en decir sin ningún tipo de pudor que su ego es estratosférico. Blanco y en botella, nos encontramos ante el nacimiento de otro puto político de partido cuya vanidad se alimenta con votos. Si además enmascara su pútrido mensaje marxista presentándose como uno más de abajo, cuando todo político de partido sólo busca el poder y una vez conseguido mantenerlo, nos encontramos con un marxista oportunista con ínfulas de salvapatrias.

Lo que menos necesita en estos momentos esta sociedad son iluminados gracias a la enferma doctrina de Lenin, si el problema son los partidos políticos y su mafia ¿para qué ostias queremos más mierda del mismo culo?, quien debe tomar el poder es el pueblo, y no una supuesta "élite intelectual" que al parecer sabe mejor que nosotros lo que más nos conviene. Nos vende la moto de que su partido puede servir para cambiar la sociedad, cuando lo que hace es participar de un sistema podrido y caduco cuyo jefe es un rey crápula, sólo ofrece más de lo mismo... y el pueblo ya está hastiado de que sus vidas sean dirigidas desde arriba.

Por si no teníamos bastante con el Cayo Malayo, ahora nos encontramos con este espabilado que dice ser de abajo, pero que en su programa La Tuerka nunca tuvo una palabra de apoyo para con los presos libertarios (y eso que ya son más de 100 los programas emitidos), porque Lenin le enseñó que los anarquistas no se doblan ante "élites intelectuales" y militares rojos disfrazados de pueblo, ya que saben muy bien que sus enemigos son los Estados y quienes viven de ellos (como él pretende ahora). Lo que intenta viene de antiguo, es el viejo truco bolchevique, que consiste en disfrazar de movimiento social lo que sólo es un partido más al servicio del Estado y de sus propios intereses.

Conozcamos un poco de qué se trata esto de "Podemos" gracias a una entrevista que le hicieron en el periódico Público.es:

El martes día 21, Iglesias hizo pública su disposición a presentarse a las elecciones europeas que se celebrarán el próximo mes de mayo, encabezando una candidatura "ciudadana y popular" de la que poco se sabrá hasta el próximo viernes, cuando ha convocado una rueda de prensa, más allá de algunos nombres de intelectuales y activistas que le emplazaron a "mover ficha".

Público.- ¿Por qué ha decidido dar este paso?

Pablo Iglesias.- Porque creo que puedo ser útil y porque en situaciones excepcionales la gente decente tiene que hacer algo más que hablar, tiene que comprometerse. Mi presencia en los medios ha hecho que se abra paso un discurso que construimos trabajando en La Tuerka. Tratamos de entender lo que significó el 15-M, las mareas o la crisis de régimen. Pero también las dificultades de la izquierda de la que venimos para hablar a la gente normal. Cuando llevé ese discurso a los grandes medios funcionó. La prueba es que me llaman y que mucha gente nos ha asumido como referentes. Hay más gente que podría haber dado un paso como este; yo siempre he mencionado a Alberto Garzón y a Ada Colau como dos compañeros a los que me encantaría ver en una como esta, y de paso me lo ahorraba yo. Pero obviamente cada uno debe militar y actuar donde entienda que es más útil. Yo creo que puedo serlo en una movilización electoral como esta, que podemos convertir en una movilización de las conciencias para que las cosas empiecen a cambiar a favor de la gente.

Dice que debe militar donde sea más útil, pues ahórrate el esfuerzo chaval, porque no existe nada más inútil en este momento que seguir con el actual sistema, el de la mafiocracia, donde los partidos políticos hacen y deshacen a su antojo, ¿por qué el tuyo iba a ser diferente? ¿por qué debería confíar en alguien como tú al que no conozco de nada? Por otra parte, para este marxista de manual movilizar a las conciencias es votar a su partido, y por tradición bolchevique nunca se debe dudar de la bondad e infalibilidad del supremo lider, aunque esa parte no la enseña todavía.

Público.- En la izquierda se han defendido los liderazgos colectivos, pero ahora usted lanza una iniciativa de corte personalista. ¿Ha roto usted?

Pablo Iglesias.- La necesidad de liderazgos, que yo entiendo como personas capaces de comunicar y emocionar, es una prueba de nuestra enorme debilidad. Si la sociedad civil estuviera articulada de verdad no sería necesario que un tipo con coleta le dijera unas cuantas verdades a Marhuenda para emocionar a mucha gente. Pero por desgracia somos débiles y yo creo que no podemos prescindir de nuestra capacidad de emoción. El problema es que si los portavoces siempre se eligen en despachos o en complejísimos procesos internos, es difícil que sepan emocionar. Los liderazgos, además, son herramientas que funcionan si encarnan voluntades ya existentes con las que dialogan, que tocan una tecla que suena bien en muchos oídos. Pero nosotros no queremos oídos, queremos personas activas decididas a dejar de lamentarse o dejar de votar con resignación y dar, con muchos otros, un paso al frente. Los liderazgos son herramientas que, en un momento como este, hay que poner al servicio del cambio democrático

Este vanidoso se cree un héroe de la izquierda por decirle al Cerdito Marhuenda lo que todo hijo de vecino le diría si tuviera la oportunidad; pero no todo el mundo se prestaría a participar en un programa tan repugnante como El Debate de la La Secta; claro que todo vale si logra dar publicidad  a sus doctrinas marxistas infumables, y si además alimenta su hambriento ego, pues miel sobre hojuelas. Como buen marxista de manual dice que los liderazgos son necesarios, aunque en mi humilde opinión lo que precisamente menos necesitamos son cantamañanas mesiánicos, sino que todos y cada uno de nosotros decidamos en lugar de delegar, en lugar de votar, que es lo que pretende P. Iglesias y su nuevo partido, puesto que la razón de ser de cualquier partido político es la de ser votado, la de conquistar el poder, una vez en el sillón... En lugar de decir "vótanos que nosotros somos más honrados y eficaces que los demás", deberían decir "se dueño de tu vida y hacienda, no delegues en otros lo que sólo es de tu incumbencia, no participes de un sistema podrido hasta la médula y cuyo jefe (un rey crápula) fue elegido a dedo por un dictador criminal"; eso es lo que debería decir P. Iglesias si fuese tan decente y honrado como él mismo se autodenomina. Espero que este nuevo grupo que quiere comer del pastel estatal sea un fracaso y no robe ni una abstención con sibilinas mentiras. Salud y libertad.
 
Fuente:


Pdf Madrid Rojo y Negro. Eduardo de Guzmán (1938)


Eduardo de Guzmán
Villada (Palencia) 1909 - Madrid 24-6-1991

En Madrid, barrio de Atocha, desde los diez años; llevó a cabo estudios provechosos que compatibilizaba con colaboraciones en diversos periódicos como el Diario del Pueblo, y de negro en agencias y revistas.

Fue redactor-jefe de La Tierra (1930) para el que realizó dos famosos reportajes (sobre Casas Viejas y el asesinato de Hildegart) durante cinco años; en 1935 pasó a la redacción de La Libertad hasta comienzos de la guerra en que marchó a la redacción del CNT y a la de Frente Libertario.

Adscrito a la CNT en fecha desconocida, al parecer por influencia de Orobón, en enero de 1937 asumió la dirección de Castilla Libre, portavoz de la CNT del Centro, que mantuvo hasta el fin de la contienda (último número de 28 de marzo).

Apresado en Alicante el 1 de abril de 1939, conoció los campos de concentración y la cárcel (Yeserías), fue condenado a muerte en enero de 1940, indultado en mayo de 1941 y liberado en 1948.

Parece (¿desde la cárcel?) que fue miembro del comité nacional de Amil en 1944 (según Pastor Sevilla llegó a ser secretario general) y que al año siguiente se ofreció a CNT para redactar un estudio sobre la represión franquista.

Tras su liberación vive durante veinte años de traducciones, reportajes, cuentos, guiones de cine y escribiendo literatura de consumo (no menos de cien novelitas policíacas y 400 del oeste publicadas con seudónimo: Eddie Thorny, Edward Goodman), aunque no sin sufrir las iras represivas (un año de cárcel en Oviedo en 1951 acusado de espionaje). 

Desde 1969 trabaja para la agencia mejicana de noticias y colabora en prestigiosas publicaciones del momento (índice, Tiempo de historia, Triunfo).

Se le rehabilitó como periodista en 1978 e inicia un periodo de intensa labor como escritor con notable éxito y también como conferenciante. En los últimos años presidió la Fundación Salvador Seguí.

Ha sido redactor de Historia Libertaria, colaborador de Castilla Libre (director en los treinta y en los setenta), La Hora de Mañana, índice, Polémica, Tiempo de Historia, Tierra y Libertad de México, Triunfo, etc. y de la Historia de Abad en fascículos.

Es autor, además de la masa de novelitas señaladas (entre las que recordamos Bill el salvaje, De cebo una mujer, Duelo de gigantes, La epopeya del oeste, Esto es gangsterismo, John el audaz, Manos sucias, Me casé con una bruja, Muerte robada, Pánico, El pistolero, Sucedió mañana ), de: El año de la victoria (Madrid 1974, galardonada en 1975 con el Premio Internacional de prensa), Aurora de sangre (Madrid 1972), El confidente, España entre la Dictadura y la Democracia (Madrid 1976), La España trágica (Madrid 1932), Historias de la prensa (Madrid 1982), Madrid rojo y negro. Milicias confederales (Barcelona 1938), 1930: Historia política de un año decisivo (Madrid 1973), Un momento decisivo en la vida de España (Madrid 1938), La muerte de la esperanza (Madrid 1973), Nosotros los asesinos (Madrid 1976), la segunda república fue así (Barcelona 1977), Sevilla la trágica (Madrid 1932), Teodoro Mora (Madrid 1938?), 24 horas (Madrid 1936), Vida y lección de Anselmo Lorenzo (Madrid 1938), Vida y muerte de Hildegart (Madrid 1973, llevada al cine).



PRÓLOGO A LA 1ª EDICIÓN UMBRAL

Casi todas las ediciones de la sección de propaganda del Comité de Defensa Confederal, del centro, se hacen bajo una bandera de batalla; son instrumentos de lucha de la revolución, en manos del Movimiento Libertario. Esgrimiéndolos, combate contra el prurito dictatorial, contra el partidismo exacerbado, contra la negligencia, contra el amilanamiento, contra la desmoralización y la inmoralidad, contra los organismos caducos y los vicios en retoño, contra la calumnia, contra la frivolidad impropia de los días de guerra, contra los privilegios y, en fin, contra cuanto repugna, no únicamente al ideario anarquista, sino también, y aun principalmente, a la robusta hombría de bien de los trabajadores revolucionarios.

Esas ediciones, además, son gratuitas, para ejemplo y escándalo a la vez de quienes dieron en la manía de suponer que es una «redención a metálico» la que al proletariado le interesa, le ponen precio hasta al aliento y satisfechos se sienten cuando el Consejo de Empresa a que pertenecen puede jactarse de tener en caja dos millones de pesetas... Frente Libertario, el periódico que desde antes de noviembre del 36 viene editando esa sección de propaganda, es gratuito, aun en contra de algunos imprecisos requerimientos oficiales u oficiosos; gratuitas han sido, o son todavía, las revistas que ha destinado al entreteniemiento provechoso de los combatientes; gratuitos también los libros que, por centenares, envía a las brigadas y divisiones de raíz confederal; gratuita la recopilación de Romances de CNT de Antonio Agraz, y los dos tomos de mi Antifascismo proletario, y esta obra densa y ágil, pletórica de vida, de Eduardo de Guzmán. Madrid rojo y negro...

¡Qué elocuencia tiene el título! El Madrid de todos los días, aunque en él se percibe el latido poderoso del Movimiento Libertario, no es rojo y negro. Hay en su prensa muchas notas oficiales, y acaso más indicios de la actuación de la censura; en sus muros, muchos carteles, veraces y emocionados, algunos, muy pocos, y embusteros y fríos los demás; en los amplios balconajes, banderas tricolores; en la calle, acaso la bullanga de los «mítines relámpago» de los comunistas, que casi siempre originan lluvia; queridas de parvenus, cuyo perro de lujo come mejor que la familia colocada entre la pared de la cartilla de abastecimiento y la espada del Tribunal de Subsistencias; parejas que dedican al amor las preocupaciones que niegan a la guerra; automóviles ocupados por los magnates del papeleo y los caciques de la estampilla, vistan o no vistan de uniforme; grandes carteras de cuero de los que viven de hacer que hacen; gafas ahumadas y miradas cautas de quienes temen que alguien les reconozca y les eche mano; «colas» en las que, si las privaciones acibararan el humor y a todo quisque le dan ganas de bronca, la debilidad consigue que las riñas no adquieran trágico tono y que no llegue la sangre al río...

Este, en general, es hoy, a primera vista y en lo externo, el Madrid del «¡Amos, anda!», del «¡A mí, qué!», del «¡Que te crees tú eso!»; el Madrid que no da importancia al cañoneo que sufre, que hace de tripas flojas corazón robusto, que ni él mismo se explica cómo vive, que abre surtidores en su fondo pícaro cuando dice: «¡Mucho cuento!...», «¡A mis meses!...», «¡Y un jamón!...» o cualquier otra expresión de suspicacia, suficiencia, sorna o astucia.

Ese Madrid del peligro cercano, pero quieto; que, detrás de sus barricadas, da la impresión de haber pactado una tregua con el enemigo, le disgusta a uno o le agrada, le entusiasma o lo deprime, según el humor con que se eche a la calle. Pero ese Madrid, el de todos los días, se transforma de vez en vez, cuando menos se espera; su corazón multitudinario toca a rebato, se aviva su gesto, se contraen sus músculos y adquiere el indescriptible estado nervioso de la epopeya. Algo sabemos de esto quienes hemos vivido intensamente, con placer y dolor, con todo nuestro ser, los minutos interminables y los días brevísimos de julio y de noviembre...

Cuando la llamada del peligro concita, como entonces, hombres dispuestos al sacrificio, Madrid se hace rojo y negro. ¿Sucederá así siempre? No lo sé. Lo indiscutible es que ha sucedido en las dos ocasiones de mayor riesgo para el pueblo. En julio, no sólo las fuerzas patronales ensambladas con el resto de las castas del privilegio, sino también las representaciones del Estado republicano y los organismos responsables de algunos sectores proletarios, le negaban a la CNT (Confederación Nacional de Trabajadores) que mantenía con calor y brío la huelga de la construcción, el pan y el agua. La Hoja Oficial del Lunes publicó una nota ociosa de la Dirección General de Seguridad, en la que se vertía la insidia canallesca de que en las filas de la CNT y de la FAI (Federación Anarquista Ibérica) se habían introducido algunos dirigentes de Falange Española. Sólo disponíamos de un humildísimo semanario: Construcción. No podíamos replicar cumplidamente a las baterías contrarias, que nos lanzaban denuesto tras denuesto. La flor de la militancia estaba en la cárcel. Los sindicatos, clausurados. Pero toda nuestra fuerza estaba en la calle. Llegó el momento de manifestarla y de ponerla a prueba. Se produjo la sublevación fascista, y aunque nadie, absolutamente nadie, nos dio fusiles, Madrid se llenó de nuestros gritos, y en su aire encendido de mueras y de vítores, flamearon las banderas rojinegras, que al darle el aspecto que nunca tuvo, le proporcionaban un tono desconocido y le movilizaban para la victoria. Después, la hoguera del arrebato anarquista pasó por Alcalá, por Guadalajara, por Toledo, y en los frentes, como llamas, se alzaron ante el enemigo nuestras enseñas de sangre y de dolor...

Se abrió más tarde la forja de ánimos heroicos de noviembre, y Madrid, que había ido perdiendo externamente su tono de ciudad rojinegra, volvió a adquirirlo al sentir en Getafe los cañonazos de las fuerzas que mandaban Varela y Yagüe. El material humano se encendió otra vez, y entonces, la FAI, la CNT y las Juventudes Libertarias, como si fueran algo salido de la misma entraña de Madrid, levantaron de nuevo en sus calles banderas de triunfo, pendones de muerte. Hacia los Carabancheles, hacia la Casa de Campo, hacia la Ciudad Universitaria pasaban los compañeros en aquella hora en que los buenos no necesitaron llamamiento, porque, como la sangre y los amigos verdaderos, acudían a la herida por impulso propio. Otra vez el rojo y el negro, en marcha hacia el peligro, se llevaban tras de sí los corazones, levantaban a su altura los ánimos y amparaban un nacimiento de emociones y de esperanzas. Pero no fue sólo necesario hacer frente al enemigo; preciso fue también cortar en Tarancón la corriente desmoralizadora de quienes huían de Madrid.

Y allí, en Tarancón, estuvo Eduardo Val, estuvo Cipriano Mera, estuvo Pepe Villanueva, estuvieron los compañeros que bajaban de la sierra de Albarracín dispuestos a jugarse la vida en los arrabales madrileños. Ante la cobardía de los tradicionales «bulle-bulle», deshinchado el globo de quienes presumían ser los autores de toda obra buena, a punto de producirse el caos, y arrollada en la calle la autoridad -moral y política- que algunos habían abandonado en la huída, nuestro Comité de Defensa, en representación de los libertarios metidos en la lucha, tuvo en sus manos, durante algún tiempo, la suerte de Madrid. Vino entonces Durruti. Se combatió de manera indescriptible, con arrogancia insuperable, con desprecio a la vida en particular, privada, por asegurar la continuidad de la colectiva. y cuando sabemos que entonces nadie nos superó en el sacrificio, cuando podemos probar que superamos a muchos en abnegación, tenemos noticia de que en el extranjero hay quien atribuye a su exclusivo esfuerzo la defensa de Madrid; de este Madrid defendido por el general «No Importa», por el genio popular, que puede todo cuanto quiere, que improvisa cuanto necesita y que simultáneamente recuerda, en los trances de peligro, los versos de Almafuerte:

«No te sientas esclavo, ni aun esclavo; no te des por vencido, ni aun vencido», y aquellos otros que el jefe de las fuerzas musulmanas gritó a éstas, al cundir entre ellas, el desaliento, en la batalla de San Esteban de Gormaz: «La salida está en vencer, y en el valor la esperanza».

En el libro Contraataque, Ramón J. Sender, tránsfuga de las ideas y de la literatura, escritor de casa y boca en la plantilla de la burocracia soviética, ha tenido la desvergüenza de ocultar nuestra intervención destacadísima en la defensa de Madrid, y el atrevimiento remunerado de presentar unos personajes «anarquistas» que no son como los libertarios somos en realidad, sino como a ese escritor de alquiler le agradaría que fuésemos, para justificar así el no haber podido vivir en nuestro campo, el no haber sabido luchar entre nosotros. La mejor respuesta a Contraataque es este libro vigoroso y dinámico de Eduardo de Guzmán. Lo que Sender oculta bajo tupidos velos de secta, Eduardo de Guzmán lo pone al descubierto, bajo la luz viva y roja de la verdad de nuestra lucha. Lo que el tránsfuga pretende cubrir de lodo, aparece aquí sin escoria, erguido en las horas supremas de muerte y de fama.

Entre julio y noviembre, entre los dos momentos culminantes del Madrid actual, entre las dos columnas de la epopeya del «Madrid rojo y negro», hace pasar mi compañero de ideal, de trabajo y de lucha, toda la acción que nos evoca su título Milicias Con federales. Es esta una narración suelta de sintaxis, amplia de generosidad, presurosa de estilo; pero apretada de hechos, apoplética de figuras, encendida de luces heroicas, crepitante de movimiento combativo. Pasan gestos, hombres, acciones de guerra, desvelos, protestas, gritos de dolor, aires de arenga. El escritor no ha podido detenerse en ningún detalle, porque la emoción de uno empujaba a la del precedente. En el río no se ven las gotas, no es posible contarlas, ni cabe tampoco entretenerse mirando las irisaciones que el sol podría poner en una; están todas juntas, pasan sin solución de continuidad, y es el rumor de todas, o su total aspecto, lo que nos impresiona.

Así ocurre con este libro; por sus páginas pasa, dentro de un cauce impreciso, el turbión de la lucha antifascista en los frentes del centro. Suficientes títulos tenía Eduardo de Guzmán para escribir esta obra. Es uno de los primeros periodistas de España, de extraordinarias facultades para el arte difícil y volandero del reportaje. Es un militante de la CNT cuyo diario Castilla Libre dirige, y tiene un conocimiento personal y concreto de la acción y de los hombres que aquí describe o cita. Ha vivido intensamente en Madrid durante toda la campaña, y dentro de sí lleva el dolor de la guerra, no sólo por la repercusión que en su espíritu pueda producir este cataclismo, sino también porque en carne de su carne y en sangre de su sangre la ha sufrido, al perder a su hermano, Angel de Guzmán en el frente de lucha, de cara al enemigo, que en él encontró la codiciada presa de un capitán de las milicias confederales... Seguro estoy de que el libro será bien aceptado, como merece, en nuestro Movimiento.

También tengo la certeza de que en algunas zonas políticas sentará como un tiro. ¡Qué importa! Aquí no se dice sino la verdad, y aquellos a quienes la misma les quite la careta o les desplume el airón de las hazañas falsas, podrán protestar, podrán quejarse, pero jamás rechazarla. No habrá nadie que diga: «¡Eso es mentira!». y como nadie lo dirá, Eduardo de Guzmán, y con él el organismo que edita su libro; con ambos todo el Movimiento Libertario español, dan al mundo y a la historia un cúmulo de notas exactas acerca de esta epopeya que sentiremos siempre en la sangre quienes hemos tenido el honor de vivirla de cara a la muerte...

J. GARCÍA PRADAS. Director de CNT Madrid, 2 de septiembre, 1938.

Descargar Pdf

Hispana Esperanto Gazeto (01/04/1931 - 01/03/1936)


Desde que en 1926 quedó legalmente constituida la ASOCIACIÓN ESPERANTISTA ESPAÑOLA, uno de los principales anhelos de su Junta Directiva fué el crear, con elementos propios de la Sociedad, una revista, dedicada al fomento de la unión y armonía entre sus miembros, a la difusión del ideal esperantista y a dar cuenta del resultado de todos sus trabajos sociales, en la forma prescrita en el artículo VI de los Estatutos.

Durante los cinco años transcurridos, primero <<La Suno Hispana>> y luego <<Hispam Esperanto>> laboraron a favor de nuestra Asociación, con un desinterés que nunca será bastante alabado, publicando cuantas noticias y trabajos se consideraron de importancia para la Sociedad y para sus miembros.

A ambas publicaciones debe la ASOCIACIÓN ESPERANTISTA ESPAÑOLA la más efusiva y sincera declaración pública de su agradecimiento, y no ha de escatimárselo aquí, en la primera ocasión que se le presenta, tan amplio como su constante altruismo ha merecido. Y lamenta, por otra parte, que circunstancias que no son para tratadas en este lugar obligaran a los directores de dichas revistas a dejar de publicarlas, perdiendo así el esperantismo español importantes y eficaces elementos de ilustración y propaganda.

Dentro de las escasas disponibilidades económicas con que la Asociación cuenta, su Junta Directiva, representada para este caso por el Comité de Redacción, tratará de que, en el número de páginas que sea posible, aparezca mensualmente HiSPANA ESPERANTO-GAZETO, la cual será distribuida gratuitamente a todos los socios de H . E. A. y a quienes la soliciten, para efectos de propaganda; estableciendo canje, al propio tiempo, con todas las revistas samideanas de España y del extranjero, siempre que ninguna de ellas se aparte, directa ni indirectamente, de lo que debe ser mandamiento de obligatoria observancia para los amantes de la difusión de la lengua auxiliar internacional: ausencia de toda idea social, política o religiosa, condensadas en la máxima PACO KAJ AMO, tan recomendada por el nunca bastante llorado creador del Esperanto, a quien dedica un sentido recuerdo, y tiene el honor, al mismo tiempo, de saludar y ofrecerse a la tutmonda samideanaro.

LA REDACCIÓN

Curso de Esperanto en San Juan de Aznalfarache (Sevilla)


Son tan insignificantes los esfuerzos que toda persona debe hacer para aprender Esperanto y tan inmensos los beneficios que de ello ha de resultar, que nadie debiera sustraerse a hacer este esfuerzo.

León Tolstoi

La lengua internacional Esperanto es una lengua planificada creada en principio para la comunicación internacional. De los cerca de mil proyectos conocidos de lenguas plani-ficadas, sólo el esperanto ha conseguido con éxito una vida práctica de más de un siglo.

En julio de 1887 el joven oculista judío Lázaro Ludovico ZAMENHOF (1859-1917) publicó en Varsovia con el seudónimo "doctor Esperanto" y ante la recelosa mirada de la censura zarista su primer libro de texto con ejercicios de la Lengua Internacional en ruso, tras el cual siguieron en el mismo año ediciones en polaco, francés y alemán. En la "Lengua Internacional" de Zamenhof, "esperanto" significa "el que tiene esperanza, el que espera" y Zamenhof efectivamente esperaba contribuir con la creación de la lengua internacional a la comunicación entre los pueblos y a la paz mundial. La palabra Esperanto se convirtió enseguida en el nombre de esta lengua.

Gracias a su regularidad y flexibilidad, el esperanto es relativamente fácil de aprender. Se escribe fonéticamente, lo que significa que existe paralelismo entre la escritura y la pronunciación. La ortografía es sistemática. La gramática apenas tiene excepciones; los afijos, que se pueden usar de muchas maneras, contribuyen a la precisión y fuerza expresiva de la lengua. El léxico se basa sobre todo en raíces latinas y germánicas, que por otro lado aparecen en muchas lenguas. La impresión general, cuando se oye hablar esperanto, es que suena como el italiano o el español. Aunque el origen europeo de las palabras hace el esperanto más difícil para los chinos que para los alemanes, sin embargo para los chinos el esperanto es bastante fácil, por lo menos más que el inglés. Eso sucede por el amplio uso de palabras compuestas y derivadas, cuyo sentido es fácilmente comprensible, pues los monemas se añaden siempre a la raíz sin cambios. Ese carácter aglutinante es típico por ejemplo en las lenguas altaicas. Por el contrario el alemán pertenece a las lenguas flexivas, en las que la raíz no es inmutable (Haus-Häuser; schreiben-schrieb).

Hoy día la dispersa comunidad lingüística del esperanto tiene cerca de un millón de hablantes. Existen decenas de miles de libros en esperanto (en gran parte literatura original) y aparecen regularmente muchos cientos de periódicos o revistas, más o menos pequeños, de los cuales muchos se distribuyen mundialmente. Apenas hay día sin reunión internacional, como las de asociaciones especializadas, congresos, encuentros juveniles, seminarios, semanas de vacaciones o convivencias regionales en todas partes del mundo. Además, muchas emisoras emiten programas en esperanto, algunas incluso a diario.

Alrededor del Esperanto, hombres de distintas nacionalidades, razas, posiciones sociales, credos religiosos, ideologías políticas, mantienen vínculos de intercambio cultural, social, científico, turístico. Ello ha permitido el reconocimiento oficial de organismos internacionales como UNESCO que en asambleas generales de: Montevideo (1954), Sofía (1985) y París (1993) ha formulado resoluciones altamente favorables a este "fenómeno cultural" llamado Esperanto.

Si os apetece aprender este idioma universal y sois de San Juan de Aznalfarache, Sevilla o cualquier pueblo cercano, estáis de suerte:

Mujeres Libres Aljarafe Lucía Saornil, el Ateneo Libertario Alalibrecultura y CNT, en nuestra intención de promover el lenguaje universal, el lenguaje de la esperanza, ESPERANTO. Comenzamos su difusión con una charla sobre el ESPERANTO el día 24 de enero y un curso básico que se iniciará, a efectos "oficiales" el viernes 31 de enero, aunque este mismo viernes tendremos nuestra primera toma de contacto con este idioma.

Nosotras creemos que el Inglés  es un  idioma impuesto por el capitalismo comercial y la  moral machista: Como muchas otras lenguas, no es igualitaria, segrega, divide y esclaviza. . La lengua de la esperanza, el ESPERANTO, es todo lo contrario, te proponemos que la conozcas, la comprendas, la vivas desde el respeto, el conocimiento. Anímate y ven…Conoce el Esperanto el viernes 24 de enero, a las 18,30 en el local de la calle Logroño número 13, (Barrio Alto de San Juan).

Pdf´s:





Más información sobre el curso en:


Mapas de la Guerra Civil Española



La colección Mapas de la Guerra Civil Española de la Cartoteca General de la UAB está formada por ochenta y tres hojas correspondientes a nueve series cartográficas diferentes. De estas nueve series, siete fueron editadas entre los años 1936 y 1939 (a excepción de cinco hojas de los años 20) por parte de los servicios cartográficos de los diferentes contendientes implicados en el conflicto. Las dos series restantes, son una muestra de la cartografía turística y de comunicaciones que se realizaba en aquel momento, tanto en el Estado Español como en el extranjero.

Los Intereses Creados. Jacinto Benavente (1907)



He aquí el tinglado de la antigua farsa, la que alivió en posadas aldeanas el cansancio de los trajinanltes, la que embobó en las plazas de humildes lugares a los simples villanos, la que juntó en ciudades populosas a los más variados concursos, como en París sobre el Puente Nuevo, cuando Tabarín desde su tablado de feria solicitaba la atención de todo transeúnte, desde el espetado doctor que detiene un momento su docta cabalgadura para desarrugar por un instante la frente, siempre cargada de graves pensamientos, al escuchar algún donaire de la alegre farsa, hasta el pícaro hampón, que allí divierte sus ocios horas y horas, engañando al hambre con la risa; y el prelado y la dama de calidad, y el gran señor desde sus carrozas, como la moza alegre y el soldado, y el mercader y el estudiante.

Gente de toda condición, que en ningún otro lugar se hubiera reunido, comunicábase allí su regocijo, que muchas veces, más que de la farsa, reía el grave de ver reír al risueño, y el sabio al bobo, y los pobretes de ver reír a los grandes señores, ceñudos de ordinario, y los grandes de ver reír a los pobretes, tranquilizada su conciencia con pensar: ¡también los pobres ríen! Que nada prende tan pronto de unas almas en otras como esta simpatía de la risa.

Alguna vez, también subió la farsa a palacios de príncipes, altísimos señores, por humorada de sus dueños, y no fue allí menos libre y despreocupada. Fue de todos y para todos. Del pueblo recogió burlas y malicias y dichos sentenciosos, de esa filosofía del pueblo, que siempre sufre, dulcificada por aquella resignación de los humildes de entonces, que no lo esperaban todo de este mundo, y por eso sabían reírse del mundo sin odio y sin amargura.

Ilustró después su plebeyo origen con noble ejecutoria: Lope de Rueda, Shakespeare, Molière, como enamorados príncipes de cuento de hadas, elevaron a Cenicienta al más alto trono de la Poesía y el Arte. No presume de tan gloriosa estirpe esta farsa, que por curiosidad de su espíritu inquieto os presenta un poeta de ahora.

Es una farsa quiñolesca, de asunto disparatado, sin realidad alguna. Pronto veréis cómo cuanto en ella sucede no pudo suceder nunca, que sus personajes no son ni semejan hombres y mujeres, sino muñecos o fantoches de cartón y trapo, con groseros hilos, visibles a poca luz y al más corto de vista. Son las mismas grotescas máscaras de aquella comedia de Arte italiano, no tan regocijadas como solían, porque han meditado mucho en tanto tiempo.

Bien conoce el autor que tan primitivo espectáculo no es el más digno de un culto auditorio de estos tiempos; así, de vuestra cultura tanto como de vuestra bondad se ampara. El autor sólo pide que aniñéis cuanto sea posible vuestro espíritu. El mundo está ya viejo y chochea; el Arte no se resigna a envejecer, y por parecer niño finge balbuceos.

... Y he aquí cómo estos viejos polichinelas pretenden hoy divertiros con sus niñerías.




Periódico "La Huelga General". Barcelona (1901-03)




Entre la prensa libertaria de España, ocupa un destacado lugar el periódico La Huelga General. Editado entre 1901 y 1903, iba a ser publicado cada diez días, concretamente, a señalamiento de sus editores, los días 5, 15 y 25 de cada mes, pero, el objetivo era demasiado ambicioso y debió ser cambiado a partir del octavo número, cuando sus editores deciden convertirlo en vocero quincenal, señalándose los días 5 y 20 de cada mes para su aparición.

El primer número aparecería el 15 de noviembre de 1901 con el encabezado: Periódico Libertario, que se mantendría hasta su desaparición, y en el que se incluía la lista de sus colaboradores, que eran la crema y nata de la intelectualidad anarquista internacional de principios del siglo XX como Jean Grave, Pedro Kropotkin, Errico Malatesta, Carlos Malato, Fermin Salvochea, Anselmo Lorenzo, Tárrida del Mármol, Soledad Gustavo, Domela Nieuwenhuis, Teresa Claramunt, Eliseo Reclus, Federico Urales, entre otros. En las ocho páginas que lo componía -salvo el número 7 que sólo constó de cuatro-, se encuentran artículos, informes, noticias y ensayos de primer nivel, permitiéndonos nosotros destacar el informe publicado en el N° 5 titulado El progreso en México, elaborado por Juan Casanovas, el cual, no obstante no ser lo exacto y claro que se hubiese deseado, manifiesta el interés de los editores por la realidad mexicana. Otro país de América latina del que se incluyen informes es Argentina.



Como es de comprender, uno de los temas tratados de manera recurrente en los números del periódico es él de la huelga general, siendo abordado desde diversas pespectivas.

Finalmente, después de haber editado veintiún números, el consejo editor de La Huelga General decide desaparecer la publicación para integrarse a otro proyecto periodístico de mucho más envergadura: un diario libertario llamado Tierra y Libertad.

Así, el 20 de junio de 1903 aparecería el último número de La Huelga General, en el que el consejo editorial incluiría su Despedida, artículo en el que expresarían:

La Huelga General cesa su publicación.

Sus editores consideran cumplido el objeto que se propusieron, y quieren dar nuevo curso a su actividad.

El cese de nuestra publicación sólo significa para nosotros, como dejamos indicado, un cambio de actividad empleada a nuestro gusto y a nuestra entera satisfacción; no en manera alguna cansancio ni abandono.

... con nuestra desaparición queremos favorecer, en cuanto ello puede resultar favorable, la publicación del diario libertario Tierra y Libertad, que juzgamos necesaria, a la altura a que hemos llegado, para descubrir la arbitrariedad autoritaria que contra los trabajadores se comete en todas partes y a cada momento, y también para desenmascarar la hipocresía de la prensa burguesa que defiende con artimañas reprobables al privilegio, y no deja de perjudicar cuanto puede al trabajador, y es tanto más enemiga cuanto más afable se muestra.

Hemos colocado aquí, en la sección de Hemeroteca de nuestra Biblioteca Virtual Antorcha, veinte números de este vocero libertario, cuyo contenido, esperamos, sea cabalmente aprovechado por todos los interesados.

Junio del 2006

Chantal López y Omar Cortés


Centralismo avasallador. Ricardo Mella (1911)



Este artículo de Ricardo Mella fue escrito en 1911, pero nos sirve en la actualidad como ejemplo claro sobre nuestra situación, porque aquí siempre mandan los mismos. En los últimos años estamos asistiendo a un ataque feroz hacia las autonomías, la derecha más retrógrada de nuestra tierra nunca las miró con buenos ojos, puesto que significaba el reparto de poder; Madrid dejó (en cierta medida) de ser el poder central omnipotente y castrador, cosa que no alegraba ni alegra mucho las tertulias de estas sabandijas franquistas.

No es casualidad que Cataluña y Euskadi quieran librarse del yugo centralista, ellos conocen mejor que nadie como se las gastan los ultra montanos, sobre todo cuando hablamos de la "unidad de España", heredada por mandato divino según los "españoles pura sangre".

El lema de los fachas siempre fue "mientras más les demos más pedirán, ¡¡¡mano dura!!!", ahora, sabedores de que la evolución lógica de las autonomías es obtener aún más independencia de Madrid a manos del federalismo, babean de rabia y alegan que España es indivisible y eterna, que Madrid debe mandar con mano de hierro porque las autonomías son unas despilfarradoras, cuando todos sabemos de sobra quienes son los que meten la mano en la caja, con nombres y  apellidos.

Capar al toro español solamente será posible cuando el rey crápula sea destronado, y podamos constituirnos como una República Federal; cosa que tampoco es que sea para tirar cohetes, y si tal república sigue manejada por los hasta ayer juancarlistas, ya sabemos el final del cuento. Si hay algo que tengo claro es que hasta que el rey crápula y toda su piara familiar no sea destronada, en este país nunca avanzaremos más de lo que hasta ahora nos han permitido nuestros "padres democráticos".


Por otra parte, Mella denuncia el centralismo partidista y sindicalista de igual manera, eso que llaman ahora "disciplina de partido", o lo que viene a ser lo mismo, entre cuatro deciden y todos los demás asienten, el fin de toda inteligencia. O eres rojo o azul, o de los míos o de los otros. Los partidos políticos niegan la discrepancia, dan por bueno lo que grazne el lider sin importar lo que piensen quienes le sostienen en el poder. Todo poder central partidista es una organización terrorista en contra de la libertad, la inteligencia humana y la emancipación de los pueblos, sólo sirven para sembrar la discordia entre iguales y para que cuatro se llenen las barrigas y los bolsillos.


En un siglo parece que no  hemos aprendido nada, seguimos con los mismos problemas de siempre,  provocados por los mismos de siempre y pagando los mismos de siempre. En Andalucía sigue habiendo más cotos de caza que cultivos para que comamos todos, los catalanes y los vascos siguen sin querer formar parte de este país de paletos (antiguo imperio de paletos), poseemos extensas tierras de cultivo, tecnología punta y sobrada preparación de los obreros, pero resulta que es inevitable que seamos 6 mill los que estamos en el paro o con  un trabajo denigrante como única alternativa al desempleo .


La iglesia vuelve a dar por culo (y no solamente a tiernos e indefensos infantes), pretenden imponerle a las mujeres cuando deben parir. Los cuervos del demonio quieren que vuelvan los crucifijos a las aulas. Vuelven a sembrar el  odio desde sus púlpitos, altares satánicos donde se venera el culto al poder y el  dinero. Cada fin de semana sale una procesión paseando un muñeco de esos tan engalanados que gustan de ver estos meapilas. Nos quieren vender la moto de que ellos son una ONG que da de comer al pueblo, pero no será gracias a la multiplicación divina y espontánea de panes y peces, no, es por el montón de pasta que el Estado español regala a los siervos de Satán, más ahora con un gobierno tecnócrata de servidores del Opus Dei.


Nada hemos aprendido en todo un siglo, Mella nos deja constancia de ello en este artículo. La especie humana - especialmente la ibérica - no es sólo la que tropieza dos veces con la misma piedra, sino que continuamos dándole cabezazos hasta partirla y poder pasar, no si antes se ha partido nuestra testa claro. Seguimos en las manos de los de siempre, pero ahora ya no nos necesitan ni para explotarnos, Mella deja constancia de ello, salud.


Ricardo Mella. Centralismo avasallador (1911)


En vano se alzan voces poderosas contra la creciente centralización en vida pública. Inútilmente se declama contra la absorción de las energías y de las  actividades en los centros de mayor intensificación vital. Poco o nada importa que el espíritu federalista aliente vigoroso tanto en los partidos más avanzados como en los más retrógrados. El centralismo prosigue su obra avasalladora.



Madrid, el Madrid oficial, lo es todo. En política, en literatura, en artes, en ciencias, no hay más que Madrid. La vida entera de España se refunde, se  concentra allí, y no hay modo, al parecer, de evitarlo. Todos los esfuerzos de las capitalidades subalternas por sustraerse a la dominación, al influjo todopoderoso de la capital de la Monarquía, sus políticos, sus literatos, sus periodistas, sus pintores, sus poetas, a Madrid han de someterse si quieren salvar las fronteras del provincialismo.


La centralización es la médula de la superestructura social moderna. La gran industria, el gran comercio, el acaparamiento de la riqueza, la organización toda de la vida política, jurídica y económica, tiene por condición el centralismo de las funciones. Sin ese monstruo pletórico de la savia de todos sus órganos esenciales, la superestructura se vendría al suelo con estrépito, y adiós orden público, mecanismo legislativo, disciplina social, feudalismo capitalista, jerarquía militar, jurídica y teocrática, todo lo que es artificio impuesto a la Naturaleza, en que parece no vivimos hace ya largo tiempo.


Todo principio ha de desenvolverse hasta sus últimas consecuencias. Podrá vacilar en teoría; una vez llevado a la práctica, va hasta el fin, quiérase o no.

La centralización tomará todos los nombres posibles: absoluta, parlamentaria, constitucional, monárquica, republicana, socialista. Esta es su última etapa. Por de pronto el socialismo se parapeta tras la palabra intervención; a poco tardar se hará francamente socialismo de Estado, socialismo centralista, socialismo de capitalidad.


Los mismos partidos que protestan de la centralización, por la centralización laboran. Ellos hacen la misma cosa que el Estado. Son pequeños estados de estructura semejantes a la estructura política. Toda la vida del partido fluye a la cabeza, jefatura, consejo, lo que fuere. De arriba procede todo, aunque parezca y aunque debiera ser lo contrario. La taumaturgia centralista tiene el poder de nutrirse de la savia de los componentes y devolver a éstos, como cosa propia, lo que de ellos ha recibido. El gran creador está allí en lo alto; en lo alto el gran dispensador. Y cuanto devuelve, lo devuelve falsificado, con la ponzoña de todo lo que se acumula y se estanca y se descompone. Se le manda sangre rica, roja, pura, y devuelve postemas repletas de pus. El tamiz de la centralización sólo deja pasar detritus.


En el mismo movimiento proletario, los tentáculos del centralismo deprimen la vida de los centros subalternos. Los grandes focos de industria ejercen la capitalidad y la hegemonía. El periódico central, la junta central, el grupo central, lo son todo. Los modestos periódicos de provincias, los comités, las agrupaciones de pueblo apenas sirven para otra cosa que para reflejar y obedecer los mandatos de arriba. Hacia el centro van las cuotas, los votos, los donativos. Y si algo vuelve, ¡qué mermado!

Pocas son las fuerzas realmente opuestas a tan funesta tendencia. Y son pocas porque la rutina, el hábito adquirido, la herencia de siglos de subordinación, son más poderosas que las predicaciones y las rebeldías. Aun queriendo descentralizar, se va ciegamente, inconscientemente hacia el centralismo avasallador. Brilla arriba con destellos deslumbradores un trozo de cristal; fulgura abajo con luz mortecina el más esplendoroso diamante. La distancia acrece las cosas y el charlatán es tenido por oráculo, el bravucón por héroe, el vivo por sabio, el farsante por mártir.

La transmutación de todos los valores es el eje sobre el que gira el centralismo. No importa que nos digamos resueltamente rebeldes a la absorción del grupo o del individuo. La pesadumbre de nuestros prejuicios nos lleva a la inconsciente sumisión ¡Somos tan perezosos para el ejercicio de la libertad!

La lucha es dura y es larga. Luchemos. Es menester que vivamos de nosotros mismos, que cada uno encuentre en sí mismo la razón de su vida, de su fuerza, de su acción. Las ideas iluminan; los hechos emancipan. Reconozcámonos en plena servidumbre real e intelectual y comenzaremos a saber cómo nos haremos libres intelectual y realmente. Cada uno sabiendo y queriendo su propio yo. Otra vez: las ideas iluminan; los hechos emancipan. Con todas las ideas del mundo, si no sabemos actuarlas, seremos siervos, esclavos, cosas a merced del listo, del vivo, del charlatán, del farsante.

Hacerse autónomo, gobernarse a sí mismo, de hecho valdrá más que las mejores predicaciones y propagandas. Es así cómo el centralismo será barrido de entre nosotros.

Allá en los dominios de la política, del industrialismo, del comercio, de la vida corriente y moliente, no se puede entender esto más que a medias a lo sumo.


Allá se puede ser autonomista sin querer las condiciones indispensables de la autonomía. Nosotros, no. El proletariado mira a la emancipación real y sabe que la centralización, aunque sea socialista y obrera, es régimen de servidumbre, de superestructura, de cosa sobrepuesta a la naturaleza. Y porque lo sabe es radicalmente anarquista, píenselo o no. Pero es necesario pensarlo y serlo, tener conciencia del ideal y ciencia (conocimiento) para practicarlo.


En la inconsciencia de las cosas, más fácil es ser dirigido que dirigirse; más fácilmente gobernado que gobernarse. Que cada uno delibere y obre en consecuencia. Sin deliberación se es autómata. 

Ni aun la fe en el ideal es suficiente. La ceguera intelectual no puede servir de  guía a nadie. Quien voluntariamente cierra los ojos, voluntariamente se declara irredento. Abramos bien los ojos y seamos nosotros mismos. La vida verdadera no está en el conjunto; está en los componentes.

Cuando cada uno sepa ser su dios, su rey, su todo, será el momento de la conciliación humana. La solidaridad será una resultante, al contrario de la centralización, que es forzamiento. Laboremos por la anarquía consciente, que es al mismo tiempo libertad y solidaridad.


Descargar texto en varios formatos