SAREB, nuestros derechos convertidos en carroña para buitres



La vivienda, una de las mayores y principales necesidades para poder tener una vida digna, es objeto de comercio para usureros banqueros que no merecen la condición humana en lugar de ser un derecho indiscutible. Si además le añadimos a ello que cuando el negocio les sale rana sus cómplices políticos les solucionan el problema, llevándose además una parte del botín; queda claro que esta degeneración de la raza humana llamada banquero, político o juez, solamente se mueve por dinero, como los mimos callejeros oigan.

El ejemplo flagrante de esta nefasta injusticia lo encontramos en la llamada SAREB, más conocido como el Banco Malo. Dirigido nada menos que por el criminal probado Martín Villa, que a pesar de tener ya más de 80 años no se cansa de atentar; miserable hasta la tumba, como su querido general el Cabronsísimo. Que esta basura humana siga ostentando alto cargos es una prueba evidente de como el Estado falangista español premia a sus mejores esbirros, las estirpes más depravadas de nuestra tierra.

Sólo con saber que este miserable criminal es quien está al frente del Banco Malo, podemos tener la certeza de que nada bueno para el bien común saldrá de él. Martín Pilla

Primero regalan 250.000 mill € ( algo más de 41 bill de pts) a los Bancos saqueados por los de siempre y con la complicidad de todos los partidos políticos y sindicatos subvencionados por el Estado. Después, cuando la jugada de acaparar viviendas no les renta a los banqueros, se venden éstas al mejor postor por medio de una empresa privada avalada con dinero público, la  SAREB. El negocio de la Cosa Nuestra es redondo, ellos nunca pierden; y además cuentan con "mayoría absoluta" gracias a la estupidez voluntaria, insano hábito hispano.


Veamos primero de que manera disfrazan esta organización mafiosa. En su página web explican lo que son; o mejor dicho, lo que quieren que creas que son:

¿Qué es la SAREB?

La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) es una entidad privada creada en noviembre de 2012 para ayudar al saneamiento del sector financiero español, y en concreto de las entidades que arrastraban problemas debido a su excesiva exposición al sector inmobiliario.      

Así que cuando un Banco, empresa privada, no saca beneficios de lo que provocó la crisis, el Estado acude ráudo a evitar que los pobres banqueros pierdan demasiado dinero por culpa de sus propios desmanes.

El Memorando de Entendimiento (MoU) que el Gobierno español firmó en julio de 2012 con sus socios europeos determina la constitución de Sareb como una de las condiciones para recibir la ayuda financiera. Así, el acuerdo establece la creación de una gestora a la que transferir los activos inmobiliarios de las entidades que atraviesan dificultades, con el objetivo de reducir los riesgos de las mismas y liquidar de forma ordenada los activos problemáticos.

Sareb recibió casi 200.000 activos por valor de 50.781 millones de euros, de los que el 80% son activos financieros y el 20% activos inmobiliarios. 

La mayor parte del capital de Sareb es privado, 55%, mientras que el 45% está en manos del Fondo de Reestructuración Bancaria (FROB).

A pesar de haberse nacionalizado los Bancos rescatados, la organización mafiosa que sacará tajada del desfalco aparentando servicio social, resulta ser un contubernio de banqueros, empresarios y políticos sin escrúpulos, el dinero de todos manejado por una empresa de piratas con amplia experiencia en el saqueo impune. 

Misión

Sareb es un instrumento clave en el saneamiento bancario español. Su compromiso es vender en el plazo establecido los activos financieros e inmobiliarios recibidos y cumplir con la devolución de su deuda avalada por el Estado español. Sareb debe asegurar su viabilidad como empresa para cumplir con los compromisos adquiridos con accionistas, inversores y la sociedad en su conjunto.

Con el dinero de todos se rescata a los Bancos que provocaron la crisis; tras el primer expolio, nunca satisfechos, en esta segunda fase se crea una empresa privada con la que los buitres financieros puedan saciarse con la carroña restante.

Visión

Sareb es una empresa privada dedicada a cumplir el mandato que le ha sido encomendado, contribuyendo así al saneamiento del sector financiero y de la economía española. En este proceso es clave la cualificación profesional y ética de sus empleados.

Valores

La Integridad supone asumir que las actuaciones y comportamientos  preservarán la norma y los estándares éticos de la cultura empresarial de Sareb.

La Transparencia implica que Sareb asume un compromiso de apertura en la comunicación de sus políticas y procedimientos, consciente de que actúa bajo la mirada atenta de la sociedad en su conjunto.

El Compromiso Cívico  lleva a Sareb a trabajar bajo estándares éticos y con criterios socialmente responsables.

Y encima dicen ser muy efectivos, éticos y que siempre miran por el bien común; nos quitan la cartera mientras un madero le apoya para que no haya protesta, y para colmo nos escupen a la cara mientras sueltan una sonora y demoníaca carcajada.


La otra cara de la moneda, los afectados por la SAREB

El  17 de Septiembre a las 11:00 en Plaza de Castilla se juzgaron a 21 personas relacionadas con la Sareb. No se les acusa de malversación por cobrar medio millón de euros de dinero público sin cumplir uno solo de sus objetivos, tampoco por cohecho, por cobrar dinero público mientras sirven a los intereses privados, ni tan siquiera por malvender las casas a fondos buitres propiedad de familiares de su partido. No, a esas 21 personas se las juzga por encerrarse pacíficamente exigiendo que no echaran de sus casas a familias y denunciar la estafa del Banco Malo.


Fondos de Inversión se quedan con pisos del ‘banco malo’ a precio de saldo

La gran operación de la Sareb ha consistido en que Fondos buitres hagan ingeniería financiera a través de un Fondo de Activos Bancarios, de nuevo la Sareb utiliza la técnica de revenderse las cosas a si mismas quedándose con el 49% de la propiedad y así sacarlo de sus cuentas.

La Sareb abre la puerta a demoler obras inconclusas o ilegales

Todavía sin concretar el derribo de viviendas parece una posibilidad cada vez más cercana, ya se hizo en Irlanda en su versión del Banco Malo. Esto es destacable porque evidencia que frente a lo que declaran el verdadero objetivo de la Sareb no es obtener plusvalías dentro de 15 años sino mantener la burbuja inmobiliaria y con ellos los beneficios de los bancos a costa de dilapidar dinero público.

Sareb evita que la morosidad de la banca se dispare a un récord histórico del 14%

La finalidad real de la Sareb es pagar con dinero público los excesos de los bancos y constructoras, frente a la idea de que la morosidad son personas que no pueden pagar la hipoteca tenemos la realidad de que la inmensa mayoría de morosidad viene desde las constructoras. Son ellas y los créditos de los bancos los que han creado esta crisis, y son los trabajadores a través de la Sareb y el rescate bancario quienes van a pagarla.

La Sareb se encarga de comprar con dinero público a bancos y cajas arruinados (como Bankia) viviendas que no logran vender (activos tóxicos). Esas viviendas son las que permanecen cerradas y las que podrían ser ocupadas por familias desahuciadas, ya que se han comprado con nuestro dinero, el de nuestra sanidad, educación, pensiones...


Blackstone, buitres internacionales.

En julio del año pasado, tras ser rescatada, CatalunyaCaixa anunciaba que vendería su cartera de créditos hipotecarios a Blackstone. Las deudas de los hipotecados con la entidad ascendían a 6.392 millones de euros y Blackstone se las adjudicó por 3.615 millones, con el apoyo de 572 millones de euros públicos aportados por el FROB. Esto se da en medio del proceso de saneamiento de la entidad, un proceso que también llega a las familias.

Desde la PAH denuncian que, a pesar de ser rescatada con dinero público, CatalunyaCaixa es una de las entidades más duras en la negociación, precisamente para hacerla más atractiva a posibles compradores, aseguran. Ahora, este proceso de venta extrema esta situación y desde hace meses la plataforma denuncia que el banco tiene aún más puertas cerradas.


Catalunya Caixa vende créditos a Blackstone a través de la creación de un fondo de titularización de activos, que convierte la deuda de las familias en títulos que se pueden vender en el mercado. Por otra parte, la gestión y administración de los préstamos queda a cargo de lo que era la inmobiliaria de Catalunya Caixa, en manos de Blackstone desde el verano y convertida en Anticipa Real Estate, la entidad con sede en un polígono de El Prat de Llobregat donde se ha manifestado la PAH.

La PAH denuncia que Catalunya Caixa, a la espera de que se concrete todo este proceso, ha estado ofreciendo a las familias los llamados "contratos de espera". El banco propone a las familias que no pueden pagar la hipoteca un contrato que les permite seguir en casa por cuotas de 300 o 400 euros hasta que Blackstone se haga cargo de la gestión –que debía ser en el mes de marzo. La contrapartida, sin embargo, es que firmen una cláusula comprometiéndose a no protestar contra el banco. Por otra parte, tampoco garantizan una solución pasado este mes.

Los afectados, lejos de esperarse callados como propone el banco, han optado por hacerle frente, por lo que llevan semanas en campaña contra Blackstone, con protestas principalmente en Catalunya pero también en el resto del Estado e incluso en sedes de la entidad en Nueva York, Londres o San Francisco. Ahora, según apunta Bloomberg, los inversores ya empiezan a mostrar preocupación. Y desde la PAH consideran que van por buen camino. "En el caso de los fondos buitres, que no tienen oficinas aquí en las que hacer presión, la respuesta pasará cada vez más por acciones coordinadas a nivel internacional", aseguran desde la plataforma. Han empezado con Blackstone y se preparan para lo que pueda venir.

Fuentes:

Página web oficial de la SAREB
https://www.sareb.es/es-es/Paginas/web-Sareb.aspx

https://lasareb.wordpress.com/

http://www.eldiario.es/catalunya/Preocupacion-Blackstone-campana-PAH-buitre_0_372713406.html


Por una educación científica y humanitaria, por la educación libertaria



La educación de los pequeños es delegada en manos del profesorado,  exponiéndolos así al azar, si tienen suerte puede que encuentren algún profesor o profesora vocacional, de los que para el sueldo es solamente algo necesario para comer y lo importante es estar a la altura de la gran responsabilidad que han asumido; nada menos que la educación de nuestros pequeños, el futuro de nuestra sociedad. Por el contrario, si la suerte no los acompaña y van a parar a manos de alguien para el que ser profesor es solamente un medio de vida, los padres y madres podrían pagar cara esa desidia, máxime si tenemos en cuenta que para muchos de ellos el colegio es una manera de quitarse a los niños de encima, hasta el punto que muchos niños pasan más horas al día con sus profesores que con quienes los trajeron a este mundo. Por otra parte, tenemos a los docentes con conciencia y vocación; ellos son, tras los propios alumnos, la parte más afectada en toda esta situación. Debe ser desesperante querer hacer bien tu trabajo y solamente encontrar hostilidad como respuesta, incluso de tus propios compañeros que ven como se deja en evidencia su distraída moral y cuya reacción suele ser la defenestración del que habla alto y claro, sin miedo a ser señalado por los que siempre callan cuando se trata de defender un interés que no les renta a ellos.

Las escuelas (por muy triste que suene) son cuarteles de adoctrinamiento. Delegamos la educación de lo más valioso, lo más querido, lo más frágil y que más necesita de nuestra protección, en manos del Estado, craso error que impide la posibilidad de un mañana mejor. En las escuelas se enseña a los niños a ser competitivos en el peor sentido de la palabra, a aprenderse de memoria las lecciones para después recitarlas cual loro de circo, sin nunca prestar atención a si el alumno ha aprendido algo o lo que recita son un mero conjunto de sonidos vocales aprendidos de memoria, y que le importan menos que nada su significado. Los alumnos menos aventajados son dejados en evidencia delante de todos sus compañeros cuando llega la hora de los exámenes, sus notas serán conocidas por todos sus compañeros, dictadas en voz alta por el profesor, cosa que solamente agrava el problema en lugar de solucionarlo. En las escuelas y universidades se enseña prácticamente lo básico para poder servir al amo, más cultura podría crear curritos que piensen y eso sería todo un contratiempo para los amos que deciden como deben ser nuestros niños y jóvenes en el futuro. La inmensa mayoría de los chavales que salen del instituto son analfabetos funcionales, saben descifrar el sonido de las letras, pero en muchos casos desconocen su significado, ya que en el colegio nunca alimentaron su deseo de querer aprender, de querer saber como funcionan las cosas para así poder comprender, solamente aprendió a transcribir lo que pone en los libros de texto que vaya usted a saber quien mandó crearlos.


Es imposible poder crear un mañana mejor mientras dejamos que se siga adoctrinando a nuestros pequeños en las escuelas, toda la lucha de los mayores de hoy de nada servirá si en la cadena de montaje docente estatal  se siguen fabricando en serie curritos dóciles y poco doctos, además de sentirse orgullosos de su propia ignorancia. El "yo no he cogido un libro en mi vida" se dice como si ello fuese algo muy varonil y digno de elogio. El futuro son ellos, frase que aunque demasiado manoseada no deja de ser una verdad incontestable. Si ese futuro sigue siendo envenenado con la ponzoña estatal, difícilmente pondremos solución a nada. Esa "educación" que impone obligatoriamente el Estado desde tierna edad es la misma que produce futuros policías, seguratas, compañeros de trabajo chivatos, trabajadores que ven lógico y normal explotar a sus iguales si por circunstancias de la vida les ha ido a ellos mejor que al vecino, electores que tienen cabeza por no llevar el serrín en la mano y demás seres egoístas que nunca conocieron más que el ¿qué hay de lo mío? Esa "educación", esa ignorancia; es uno de los más básicos pilares que sustentan al Estado fascista español, junto con la Corona, la Cruz y la Espada.


España fue pionera en la enseñanza racionalista, aunque viendo el desierto paisaje intelectual que padecemos en la actuualidad, resulte difícilmente creíble, pero así fue sin ningún lugar a dudas, nuestra tierra fue una vez vanguardia de la enseñanza más humanitaria y científica de todo el planeta. El más conocido y que más contribuyó a la difusión de una educación racional que borrase la superficialidad y superstición de las escuelas, fue Ferrer i Guardia, uno de los hombres más buenos (en todo el amplio sentido de la palabra) que ha dado esta tierra: pero en esta miserable tierra en la que se olvida o se asesina a quienes intentan mejorar lo común sin importarles la vida propia, él acabó siendo asesinado por los asesinos que lo juzgaron conociendo su inocencia y después enterraron su memoria que para que no cundiera su ejemplo de HUMANIDAD, pero su memoria sigue viva aun por más que intenten borrarla.


No se puede seguir dejando tener a la Iglesia el poder de la enseñanza a los pequeños y jóvenes. Hace 85 años ya que Azaña, - un orondo burgués represor de trabajadores, nada parecido a un demonio rojo que escupe fuego -  prohibió a la demoníaca Curia Hispana el poder hacer negocios en nombre de Dios y cosa mucho más importante, el enseñar a los niños el creacionismo en lugar de el darwinismo, anteponiendo la ciencia a la superstición impropia de seres inteligentes y realmente civilizados. Esta es una de las principales luchas que son inaplazables si en algo queremos avanzar. No se le pueden regalar 2 bill de pts a la Iglesia anualmente para que utilize la caridad como medio de propagar su sucia doctrina, no podemos permitir que el 80% de nuestras escuelas concertadas estén en manos de la Iglesia, medrando gracias al dinero de la caja común. Deben cerrarse todos los colegios y universidades del Opus Dei, Los legionarios de Cristo o cualquier secta parecida. Quien quiera emponzoñar la mente de sus hijos con estúpidas supersticiones que lo haga en su casa y bajo su responsabilidad. Pero que en la escuela se les enseñe como hemos evolucionado hasta llegar a ser lo que somos, sin que en ello haya intervenido ningún Dios omnipotente e intangible en el que se puede creer como en la existencia de gnomos o ninfas del bosque.

Como conclusión no quiero dejarme en el tintero la responsabilidad individual de todos y cada uno de los padres y madres que decidieron traer a este mundo a sus pequeños. El colegio no es un aparcamiento donde dejar a los niños para que no molesten con sus cosas de niños. Los profesores y profesoras no son quienes tienen que enseñarles a los niños las cosas más básicas para que puedan desenvolverse en esta sociedad, no se puede delegar la educación social en manos de los profesores, su función es (o debería ser) la de enseñarles todos los conocimientos adquiridos por nuestra especie a los largo de miles de años de evolución. Si los valores humanitarios no son mamados desde la cuna y a través de nuestros progenitores, difícilmente podrán aprenderlo en la escuela.


¿Existe mayor satisfacción que pasar todo el tiempo posible con nuestros peques, sobre todo cuando son más pequeños? ¿A qué degeneración social nos han llevado estos ultracatólicos que graznan desgañitándose acerca de las bondades de una familia que permanecce unida y en sus empresas esclavistas obligan a los obreros a casi no tener vida propia y familiar? Los ricos, quienes suelen ser (al menos en apariencia) los mas devotos y beatas, dejan la crianza de sus hijos en manos de chachas que terminan siendo más madres que la biológica y de grandes los mandan a estudiar a internados en el extranjero, si no quieren ni a sus hijos... A los trabajadores y trabajadores se les obliga a pasar la mayor parte del día fuera de casa, los hijos se crean sin contacto paternal, y la educación de los más pequeños es algo muy complejo que necesita de mucho tiempo, dedicación y paciencia. Como ninguno nacemos con un manual bajo el brazo en el que nos expliquen como ser buenos padres y madres, sin el tiempo para ejercer esta obligación contraída al hacerse responsable de una nueva vida que comienza a crecer rodeada de un mundo cambiante y siempre hostil, es muy complicado hacer de los más pequeños personas adultas con capacidad de empatía y sentimientos profundamente humanitarios, se hace muy difícil buscar el antídoto para todo el veneno que esta sociedad enferma inyecta en sus inocentes mentes. 


Sin una infancia plena y feliz, una juventud en la que se cultive el ansia de aprender, no la desidia del vegetal, y una edad adulta en la que se tenga conciencia de como funciona este maravilloso mundo contaminado por la codicia humana, nunca saldremos de este agujero cavado por nosotros mismos.


Esta entrada quiero dedicársela a mi amiga Elena, inspiradora y cómplice de que la haya escrito y bien sabedora de los problemas que en ella se plantean. 

El fascismo se reinstaura gracias a tu voto



A dos meses de la próxima rifa electoral amañada de antemano, la tónica general es el conformismo, la desilusión, la sensación de que somos meros monigotes en manos de no se sabe bien quien; de que nada podemos hacer para mejorar la situación, las últimas elecciones en Grecia han aumentado esta angustiosa sensación. Entonces, como única salida se escoge el mal menor, el consuelo de los necios, se acepta la oferta política por miedo a que si no se vota podría volver otro criminal con gorra. No se vota con ilusión, se vota porque es lo que hay. No se vota por convicciones democráticas, puesto que nuestra ley electoral es de todo menos democrática, eso de una persona un voto (regla 1ª de cualquier democracia que quiera tildarse como tal) se lo pasaron por el arco del triunfo quienes ganaron la guerra. No se vota informados de lo que representa tal o cual partido, los programas políticos solamente los leen quienes los escriben. Solamente cuentan quienes acaparan más horas de TV prime time, los padrinos en la sombra se aseguran de que lo más escuchado sea lo más conveniente a sus bastardos intereses.  No se vota buscando el bien común, se busca la mejoría de uno mismo aunque ello signifique la esclavitud para otros.


Los fascistas del PP, no contentos con imponer ellos las reglas del juego desde que murió el Cabronsísimo, ahora intentan cambiarlas para evitar posibles "desviaciones electorales". Si ya de por sí la ley electoral actual es una suerte de ingeniería burocrática solamente entendible para expertos en el tema, con las nuevas reformas pretenden hacer de las elecciones algo parecido a un referendum franquista. Ellos son los dueños del tablero ganado en la guerra, así que ellos imponen las reglas de su juego, y al votar un 70% del censo electoral, los electores crean esa falsa imagen de algo acordado entre todos. De esta manera, el voto que en un principio debería servir para mejorar las condiciones de vida de todos, es convertido en un seguro para que siga bien apretado el nudo de aquello tan bien atado que nos dejó en herencia el Cabronsísimo.

El voto es el "arma más potente" con que cuenta el obrero para mejorar sus condiciones de vida, graznan los adalides de la supuesta izquierda, "la fiesta de la democracia" como dirían algunos con la foto de Lenin en el despacho, o "decisión del pueblo", cosa que es común a todo político de partido, a pesar de ver lícito gobernar con 1/3 ó incluso 1/4 del total del censo, todo lo contrario de lo decidido, así esa "arma" queda reducida a tirachinas de corto alcance.

¿Cómo se puede permitir a Rajoy y al PP presentarse a las elecciones sabiendo todo lo que ya sabemos, por más que los jueces se hagan el sueco? Así es como vence el fascismo, dando título de normalidad a la corrupción sistemática, comparando su latrocinio impune y sostenido en el tiempo (desde que eran AP) con el granizo en primavera o la marea alta, cosas del órden cósmico y por tanto inevitables. Cuando se participa en un sistema cuyo presidente es un ladrón, estafador y mafioso, se da carta de legitimidad al fascismo; el arma que creías tener para combatir a los falangistas, queda en tu sien, dirigida por tu mano.

Todos sabemos quien es nuestro principal enemigo, el fascismo del PP. Sin embargo, al parecer, no son muchos los conscientes de que los líderes de la autodenominada izquierda son parte imprescindible de el engaño que ha conducido a la reinstauración del fascio español. Si jugase solo el PP, sería imposible camuflar en democracia este fascismo en el que siempre mandan los mismos. Para que el engaño funcione, se tiene que contar con contrincantes que den la sensación de variedad de opinión, de posibles alternativas, de falsa esperanza ahora llamada "¡sí se puede!". Gracias a esta complicidad, les resulta más cómodo y sencillo gobernar dictando con el beneplácito de 1 de cada tres electores, que quitarse la máscara y dictar bajo autoridad militar. Los demás partidos aspirantes a mandar sin escuchar, no cuestionan esta iniquidad, ya que podría resultarles beneficiosa si el voluble y desclasado elector español cambia de "opinión".


Al final nos encontramos con que la farsa es sostenida por todos los partidos políticos sin excepción alguna, ya que no buscan tu bienestar, sino alcanzar el Poder. Esa es la zanahoria a perseguir que ponen los que mandan sin rostro ante los asnos políticos. Y éstos a su vez, administran la falsa esperanza de un mejor mañana simplemente haciendo confiar al elector en personas de dudosa moral y que de nada conoce, esa es la zanahoria que ellos ponen ante el rostro del crédulo elector. Por lo que si esos autodenominados "mejor preparados", "más eficientes", "con sentido común" o "auténtica izquierda" se dedicasen a denunciar la farsa que ellos conocen tan bien por ser parte de ella, si se negasen a competir en unas elecciones con quienes están dopados hasta las cejas con el dinero robado de la caja común; si negasen a la Iglesia cualquier posibilidad de "educar" o hacer negocios con la espiritualidad, por ser apoyo insustituible de la Corona que manda a los ejércitos garantes de los "principios" del Movimiento, ya que los reyes son elegidos por el Dedo de Dios (que huele a culo de otro) y Cruz, Corona y Espada es la maldita Santa Trinidad del fascio español. Si escupiesen al rostro del Borbón, auténtico nudo gordiano de lo que el criminal de la gorra legó a su padre, quizás podrían tener un poco de credibilidad; mientras tanto, solamente son comparsa del fascismo imperante por la sucia razón de que ellos viven a tutiplén gracias a la estupidez generalizada, mal endémico íbero que debe ser nuestra principal batalla, ya que es el sostén fundamental de la pesadilla que vivimos despiertos aunque con los ojos cerrados. Tras 40 años de dictadura y el actual Cuatrienio Negro, los criminales fascistas viven en mayor opulencia que a la sombra del Cabronsísimo, porque el fascismo se reinstaura gracias a tu voto.

La Mano Negra. Pepe Maestre



Creo que sería bueno dejar patente ahora, cuando estamos en los comienzos, que la existencia de La Mano Negra, ha sido, desde siempre puesta en tela de juicio por algunos investigadores. Lo cierto es que no se conoce el paradero de los documentos originales que se suponen confiscados por las autoridades, y que siempre se han manejado transcripciones. Aunque la maldad es capaz de poner en escena las mayores farsas a fin de lograr sus objetivos, en lo más íntimo, me resisto a creer que La Mano Negra no haya existido nunca. Ante un permanente estado de sufrimiento y desesperación se pueden cometer tropelías e incluso asesinatos, que aunque no los apruebe, no dejo de reconocer que como para todo abuso, hay un límite para el aguante del hombre explotado, esclavizado, para el que no tiene qué llevar a casa un día y otro..., para el padre que tiene que ocultar a su hija de las miradas lascivas de los señoritos..., para ése al que le llega a doler brutalmente, aunque no sepa explicarlo, cuando en la plaza el prepotente señorito o el capataz desde el caballo, le llama "tú" señalándole a la vez con el dedo, y que traga saliva, y aguanta otra vez más, porque tiene una familia y aún es peor que no lo señale..., para aquel otro que por faltar un día de la semana a la viña, el cortijero no le paga ninguno de los trabajados.



LA LEYENDA DE LA MANO NEGRA

Todo debió empezar con la llegada a España de una facción enviada a España por Bakunin. Arístides Rey y Eliseo Reclus llegan a Barcelona desde el país vecino para introducir las ideas de la A.I.T.. En Cataluña, la magnífica acogida que obtuvieron del joven movimiento obrero fue sorprendente para ellos. Más tarde, se les une el que estaba considerado como "la mano derecha" de Miguel Bakunin, José Fanelli. Siguiendo con su labor, se desplazan hasta Valencia, y desde allí hasta Andalucía, si bien Fanelli deja el grupo y se dirige a Madrid, donde unos meses más tarde, con la ayuda de los obreros de "Fomento de las Artes" formaría el grupo fundador de la AIT en España, que más tarde organizaría la propaganda y tras crear un periódico difundiría por toda España los principios anarquistas y revolucionarios de la A.I.T., en su versión bakuninista. 


De izquierda a derecha: Monchal, Charles Perron, Mijail Bakunin, Giuseppe Fanelli y Valerian Mroczkovsky.
Aun cuando en Cataluña la acogida a las nuevas ideas fue muy buena, debido a su desarrollado obrerismo y su régimen de explotación en las fábricas textiles, en Andalucía fue como el estallido de una nueva religión. Las legiones de obreros desheredados de toda tierra, junto al sufrimiento acumulado generación tras generación, era un terreno perfectamente abonado para que el grito de "viva la revolución" y la nueva y radical idea de que la tierra es para quien la trabaja se extendiera por todos los campos andaluces de Este a Oeste. 

Prueba de ello es que, de los cerca de 50.000 obreros que contó en muy corto espacio de tiempo la Federación de Trabajadores de la Región Española, Andalucía aportaba unos 29.000. Cataluña contaba en ese momento con unos 13.000 afiliados. Junto con Andalucía formaba la columna principal del internacionalismo en España. Pero las condiciones del obrero catalán, con ser malas, distaban mucho de las de los braceros andaluces, lo que motivó que en esta región se llevaran a la práctica las ideas libertarias en busca de una revolución social que cambiara su suerte y la de sus hijos. 



En 1.878 Andalucía, una tierra que no puede seguir soportando la opulencia de unos y la miseria de otros, se convierte en una hoguera. Se queman los cortijos, los olivares, se mata el ganado, se arrancan viñedos, etc. En el mes de Abril, los motines en Jerez alcanzan cotas alarmantes. Tanto en la ciudad como en la campiña. Se asaltan comercios, se queman cortijos, se arrasan panaderías, se invaden las casas de los terratenientes., etc Estos hechos tuvieron su continuidad en Arcos, Cádiz y Sevilla, donde la necesidad obligaba a familias enteras a pasar sin comer en todo un día. A raíz de estos actos, la FRE "amonestó" a sus afiliados mediante un comunicado secreto que decía lo siguiente:

<<Hacéis poco. Tenéis el deber de hacer más. Cuanto encierran los graneros es vuestro. Es el sudor de vuestra frente. Y como es vuestro no debéis pedirlo, debéis tomarlo. El deber de todo revolucionario no es morir de miseria y de hambre, sino levantarse en contra de la injusticia y luchar por la revolución social, individual o colectivamente. Guerra, guerra siempre hasta que abran los ojos a la luz o hallamos triunfado. ¡El que quiera comer que trabaje! ¡Los que no trabajan y a cualquier precio viven del pueblo, roban a los trabajadores! ¡Son ellos los ladrones! ¡Mueran los zánganos! ¡Al agricultor la tierra! ¡Al obrero la fábrica! ¡Al menestral el taller! ¡Viva la Revolución Social!>>.

Conocido este comunicado por las autoridades burguesas, llenas de temor más que de vergüenza, sometieron a una intensiva vigilancia a los campesinos e internacionalistas conocidos. Al año siguiente se comienza una campaña contra todo tipo de asociación que ellos consideraran ilícita, apoderándose de documentaciones, listas de afiliados, estatutos, directrices, propaganda, etc. etc. Entre estos documentos, lógicamente había algunos "clandestinos" y revolucionarios. En una de estas requisas de documentación que se efectuaron en Jerez , se encontró una cantidad de información sobre una sociedad secreta que se auto denominaba "Sociedad de Pobres contra Ladrones y Verdugos. Jerez - Europa Siglo XIX" y que sus miembros, para referirse a ella, la llamaban, "La Mano Negra".

Del reglamento de La Mano Negra: 

<<Declaramos a los ricos fuera del derecho de gentes, y declaramos que para combatirlos como se merecen, es necesario y lícito que aceptemos todos los medios que mejor conduzcan al fin, incluso el hierro, el fuego y la calumnia.>>


Durante los cuatro años siguientes continúa la persecución de los campesinos y federados. La cárcel de Jerez aloja a muchos campesinos y obreros acusados de iniciar la revuelta social. Pero la situación no cambia en cuanto a la miseria; en Trebujena 400 jornaleros piden pan o trabajo, y asedian al alcalde; la gente subsiste mediante la caza furtiva, y la recolección de frutos y hierbas silvestres, caracoles, etc. En el año 1883, esta Andalucía hambrienta se enaltece cuando se conocen en toda España los hechos protagonizados por La Mano Negra. Las autoridades, contrarrestan las tendencias de apoyo a esa asociación, atribuyendo a la misma aberrantes crímenes, incluso los de dar muerte a niños, mujeres y ancianos. Se les acusa de querer derrocar al gobierno de la nación, destruir al Estado, y querer pasar a cuchillo a las clases dominantes del país. Las autoridades y la burguesía terrateniente se prestaron junto con la Guardia Civil a reprimir de la forma más brutal todo movimiento o inquietud campesina, toda idea de cambio, y en consecuencia, en pocas fechas, las cárceles de Jerez y Cádiz, se abarrotaron de braceros y obreros. En esta situación, se produce el asesinato del "Blanco" de Benaocaz, que fue el que desencadenaría el proceso a la Mano Negra...

Por qué no somos comunistas (La Revista Blanca 1-1-1929)


Mientras se sostuvo el mito de la revolución rusa, las fuerzas socialistas revolucionarias no pensaron más que en hacer la revolución y todo a ella lo sometían. El objetivo del acto de fuerza se dejaba a un lado, considerándolo un estorbo, un lastre, una fuerza muerta. ¿ No se había hecho la revolución social en Rusia? ¿Por qué, pues, no llevarla a cabo en las naciones de Occidente, mucho más adelantadas que las que habían explotado los zares?

Pero cuando el mito ruso se ha destacado políticamente por sus propios actos, ha podido verse que aquella no era la revolución social, ni siquiera la dictadura del proletariado, y que lo único que había hecho la tal revolución era elevar a muchos obreros y a otros tantos intelectuales a la categoría de burócratas, produciéndose una segunda clase dentro de la clase obrera: la del funcionario público comunista, que, en la explotación del trabajador, había substituido a los parásitos del antiguo régimen.

Esto dentro del país. Fuera, ha nombrado a sus diplomáticos, que alternan con los de la burguesía e intrigan lo mismo que aquéllos, estableciendo pactos, concertando alianzas y habitando palacios, mientras algunos obreros industriales de Rusia, trabajaban la jornada de siete horas, lo mismo que algunos obreros industriales de Norteamérica. Entonces se ha pensado en reconstruir aquellos ideales que a la vista de la revolución rusa se habían abandonado, creyendo que lo principal era hacer una revolución cual la hecha en el Norte, para defenderlos y explicarlos claramente y practicarlos, si ello era posible, al día siguiente de la revolución, que había de ser la que emancipara a la humanidad de la explotación del hombre por el hombre, considerando que mientras exista dicha explotación, sea quien fuere el que la ejerza y sea quien fuere el nombre y el color que tome, el hombre, el individuo, no podía ser libre, porque dependería del mito o del hombre que le diera el salario, aunque cubriese sus necesidades y ningún salario las cubre, no satisfaciendo sus anhelos.

Pero, por las confusiones que se han establecido entre los ideales socialistas, parece que hay que recomenzar la propaganda, volviéndola al ser y estado en que la colocaron Carlos Marx y Miguel Bakunin, Ignorantes en historia socialista algunos obreros y más aún algunos intelectuales, se extrañan de que los libertarios combatan a los socialistas de Estado, que tal son los llamados comunistas, y a los socialistas propiamente dichos.

Si conocieran; la historia del socialismo y la de sus hombres, sabrían que este mismo asunto que se debate ahora entre socialistas políticos, comunistas o no, y socialistas anarquistas, dividió, hace muy cerca de sesenta años, a los militantes en la primera Internacional, y que los obreros anarquistas y aun los escritores de la misma ideología, que combaten al comunismo de Estado, no hacen más que continuar la historia de la incompatibilidad entre la organización del Estado, que representan todos los autoritarios, y la libertad del individuo, que representan todos los libertarios. Así como en Lenin y Trotzki hablaron Marx y Engels, en nosotros hablan Bakunin
y Cafiero.

No se combate al comunismo ruso por que haya hecho una revolución más o menos comunista: se le combate porque dentro del terreno de la idealidad general socialista, representa el polo opuesto al anarquismo, como dentro del terreno político burgués los absolutistas son el polo opuesto de los demócratas. Había de haber hecho el comunismo en Rusia una verdadera revolución comunista de Estado y los socialistas antiautoritarios estaríamos al frente de ella, porque no se discute si mejor o peor, sino la propia doctrina y la propia intención. ¿Cómo no hemos de estarlo hoy, que, en nombre de una revolución comunista y de una dictadura proletaria, continúa allí la misma base social que los socialistas todos queremos modificar?

En nuestra opinión, lo mismo el socialismo que el comunismo de Estado no representan, dentro de la revolución socialista la emancipación del individuo, la emancipación política, la emancipación moral del individuo, que para los libertarios es lo importante.

Supongamos a los ciudadanos rusos económicamente emancipados con su actual revolución. Todo es común, todo es de todos... Advertimos a los partidarios que el comunismo tiene en España y en todos los países de habla castellana, que sólo cuando todo sea común y de todos se podrá decir que en un país cualquiera se ha establecido el verdadero comunismo de Estado.

Supongamos que todos los ciudadanos tienen lo que necesitan para comer y todos comen lo que determina la dirección de su comunidad. El Estado, con sus funcionarios, cuida de administrar los bienes comunales, que son todos los bienes. Los ciudadanos del país en que tales cosas ocurren pueden tener la seguridad de que trabajando cuanto y en lo que diga el Estado, tienen la vida material asegurada. ¿Ha de ser eso la revolución social libertadora? ¿Es que el hombre vive sólo de pan? ¿Es que estableciendo la igualdad económica, trabajando unos, administrando o trabajando otros y diciendo lo que hay que elaborar unos cuantos, hemos emancipado
moralmente a los hombres? De ningún modo.

Que no sólo de pan vive el hombre, que no con tener el estómago lleno está contento y satisfecho el individuo, lo demuestra la existencia de un ideal político y de un ideal moral que se ha colocado siempre en la historia de las luchas por la libertad sobre los intereses económicos.

Ya sabemos que Marx y Engels opinaban de otra suerte y también sabemos que como ellos opinaba Lenín, pero este es un extremo que se puede dilucidar con hechos vistos y palpables. La retórica y hasta la filosofía estorban, por innecesarias, en casos semejantes. Muchos que fueron ricos por sus padres perdieron la riqueza de sus familias y la propia fortuna en defensa de una libertad que nada tenía que ver con sus medios económicos, y que, desde luego, no podía mejorárselos.

¿Podían temer al hambre la mayoría de los jefes del republicanismo español, antes y después de la revolución de septiembre? No, y no. Los primeros perdieron sus vidas, los segundos sus cátedras y sus libertades personales. ¿Podían temer dificultades económicas Bakunin, noble y militar ruso ; Cafiero, hijo de casa acomodada ; Pisacane, que ostentaba el título ducal ; Reclus, sabio geógrafo; Kropotkín, príncipe de sangre real. No, no, y no. ¿Por qué se rebelaron, pues contra los injustos principios económicos de la actual sociedad y contra su organización política? Porque en el organismo humano hay algo superior a las reclamaciones del estómago, algo que existe en el sistema cerebral.

No puede ser, pues, el hambre, el factor económico, la causa del progreso, como pretendieron los hombres del materialismo que hoy priva en Rusia. Felizmente la especie humana no es tan ruin que sólo por el interés material se mueva.

Muchos anarquistas no han vivido ni viven del salario, y los que de él viven la mayoría, por su inteligencia y sus manos, ocupan puestos distinguidos en fábricas y talleres. Sin embargo, se les ve en las filas primeras de todo movimiento obrero, aun cuando a ninguno haya de mejorarles económicamente. Más aún, ellos son los primeros y algunas veces los únicos que van a la cárcel por sus ideales. No, la especie humana es más noble y más idealista de lo que pretende el materialismo histórico que inventó el comunismo de Estado.

Pedro Corominas, hijo de una familia burguesa y abogado, se dio a la tarea de ilustrar a los trabajadores dando conferencias en sus centros. ¿Qué le produjo aquel interés puramente moral? Ser preso en el castillo de Montjuich y designado como uno de los que habían de ser condenados a muerte. Tárrida del Mármol, si pasó hambre fué, precisamente, por propagar las ideas anarquistas con la oposición de su familia, que le retiró todo auxilio económico para hacerle claudicar. Y lo mismo uno que otro, tan pronto se vieron libres de muros, fosos y rejas, diéronse a la tarea de libertar a sus compañeros que quedaban presos y a los que habían sido condenados. ¿Qué ganancia material podían recibir por su acción bienhechora?

Galileo mismo, ¿qué beneficios sacó de su concepción esférica de la tierra? Ninguno. No obstante, su grito: «Sin embargo, la tierra se mueve», fué una rebelión de su espíritu contra la ignorancia y la maldad  de sus jueces.

Miguel Servet, ¿qué prebendas sacó de sus concepciones filosóficas y científicas? La muerte fue el pago que tuvo su talento, del que no quiso renegar ni ante la hoguera que encendió el miserable Calvino.

Ninguna víctima del fanatismo religioso, y ha habido muchísimas, sustentó ideas para sacar beneficios materiales de ellas.¡Pobre Juan Huss, pobre Giordano Bruno, que murieron ajusticiados por defender, no sus haciendas, sino la libertad de sus pensamientos!. Hay una dignidad moral por sobre todos nuestros sentidos. Pues si hay, como hay, una dignidad, una libertad, una idealidad, un espíritu superior a todas las conveniencias económicas, ¿cómo hemos de creer los anarquistas que las revoluciones han de pararse en cuanto den de comer al rebaño humano? ¿Cómo habiendo este espíritu superior a la materialidad de las conveniencias particulares, hemos de estar conformes los libertarios con la existencia de un Estado  que la revolución, que había de ser la que emancipara a la humanidad de la explotación del hombre por el hombre, considerando que mientras exista dicha explotación, sea quien fuere el que la ejerza y sea quien fuere el nombre y el color que tome, el hombre, el individuo, no podía ser libre, porque dependería del mito o del hombre que le diera el salario, aunque cubriese sus necesidades y ningún salario las cubre, no satisfaciendo sus anhelos.

Pues si hay, como hay, una dignidad, una libertad, una idealidad, un espíritu superior a todas las conveniencias económicas, ¿cómo hemos de creer los anarquistas que las revoluciones han de pararse en cuanto den de comer al rebaño humano? ¿Cómo habiendo este espíritu superior a la materialidad de las conveniencias particulares, hemos de estar conformes los libertarios con la existencia de un Estado que pregunta: «¿Libertad, para qué?», como queriendo decir : «Yo ya me cuidaré de que el pueblo esté bien».

No es una una cuestión de táctica lo que divide a los partidarios y a los adversarios del Estado; es una cuestión fundamentalmente moral y mental.

¡Que se haga antes, que se haga primero la revolución social, acudiendo a las urnas que acudiendo a las armas, no es lo importante! ¡ Que la conquista del Poder se realice antes por medio del voto que por medio de la fuerza, no importa mucho! Lo importante es que el pensamiento quede libre, que sobre el interés de la libertad no se coloquen otros intereses. Y los libertarios creen que mientras exista el Estado, lo mismo económico, que político, que religioso, sobre la libertad y sobre la dignidad se colocará el interés de aquel Estado, Por  esto somos de él adversarios, no por ser comunista ni por ser socialista : por ser Estado, únicamente.

De manera que cuantos creen que combatiendo a la revolución rusa hacemos labor negativa y somos un obstáculo a la revolución social, es porque desconocen la historia socialista y los principios anarquistas, que son los que representan, a la hora actual, la defensa de la libertad, como otras ideas la representaron en otras épocas. Y es que el comunismo y el socialismo que sostengan al Estado no representan nada, nada, en las revoluciones ni en las libertades presentes ni futuras.

¿El bien del obrero, el pan del obrero?... ¡Bah!... ¡También lo representaron un día los señores feudales y la Iglesia ! ¿La emancipación del obrero? No la sabemos ver dentro de ninguna categoría social; y categoría, y no otra cosa, es el Estado. Ademas, las revoluciones futuras no han de emancipar al obrero : han de emancipar al hombre, y esta emancipación no se hallará en un Estado social regido por funcionarios de diferentes categorías, que cuidarán que el ganado humano coma y duerma lo mejor posible, aunque nunca tan bien como ellos.

LA REDACCIÓN


Se cierra el círculo y se abre nuestro cerito sexual



Tras tantas vueltas, volvemos al punto de partida. El gobierno declaradamente fascista del PP va a terminar la legislatura con menos contestación que cuando empezó y con posibilidades de volver a gobernar. ¿La culpa?, creo que de todos nosotros, aunque los autodenominados "mejor preparados" o "de izquierda verdadera", así como los socialfasistas que dicen ser obreros, también tienen su buena parte de culpa, sobre todo el PSOE, ya que sirven al Capital incluso mejor que los fachas.

Al comenzar a gobernar Rajoy todos los días había manifestaciones, ya que este miserable comenzó a perpetrar todos sus atentados nada más tomar el bastón de mando. Estaba bastante claro que en las siguientes elecciones la abstención ganaría muchos puntos, deslegitimando así el sistema en su conjunto desde abajo, de la única manera que permite el juego impuesto por los amos, no participando en él. Esto no podían consentirlo de ninguna de las maneras los que mandan sin rostro, siempre saben como manejar a los monigotes políticos, cuando no los ponen ellos directamente para que tú "escojas". 

Rajoy hace oidos sordos a cualquier reivindicación que se le haga, mantiene estoicamente su miserable manera de proceder, por más que suenen abajo, a él le importa un carajo. "Para eso me habéis dado la "mayoría", tontos del culo; para eso habéis votado, si hubiesen ganado los rojoch, yo tendría que conformarme también", podrían ser los argumentos esgrimidos por este erudito de la indecencia más supina. Miles de huelgas, pero ninguna de las que realmente duelen y verdaderamente muestran la solidaridad de clase; la huelga general indefinida no es una opción para los sindicatos de partido subvencionados por el Estado. Ahora, a dos meses de la próxima rifa electoral, ni siquiera pequeñas manifestaciones se producen, más allá de las convocadas por los partidos políticos, pero la peña está ya tan hastiada de mamoneo partidista, que al final llevada a la desidia, deja de manifestar su descontento y se sume en una suicida apatía de la que difícilmente puede salirse, es entonces cuando brilla el fascismo nutriéndose de la desesperación y el asco visceral. 

Desde el comienzo de sus aproximadamente 5000 años de infame historia, los Estados siempre han sabido proteger muy bien su interés. Eso que los políticos llaman grandilocuentemente, como si todo debiera subordinarse a él; el "interés de Estado", siempre se encontró enfrentado al interés general. El Estado se autorregenera, puede tomar múltiples formas, tiene gran capacidad para adaptarse a los tiempos imponiendo a la vez lo que mejor sirva a su interés. Cuando el PPSOE ya no ha podido esconder más toda la basura acumulada, entre otras cosas por que la peste ya era imposible de enmascarar, el Estado resurge con cara juvenil, con "garantía de mejor preparados", con afán de negar la existencia de clases cada vez más parecidas a las castas de la India. El Estado evita la abstención masiva más que predecible sacándose dos ases de la manga, Podemos y C´s, la nueva oferta estatal. Con los falangitos contentan a los desilusionados del PP más jóvenes y con Podemos dan falsa esperanza a jóvenes universitarios que trabajan de camareros o desengañados de IU entre otros. De esta manera se cierra el círculo por el que llevamos andando durante cuatro años sin avanzar, hasta el punto de encontrarnos otra vez en el punto de partida y con mimbres podridos, inútiles para construir nada serio, mucho menos duradero. 

Obispo en la intimidad...

Ricardo Mella. La esencia del poder. Las dictaduras (1913)



Son consecuencia indeclinable de toda autoridad. No se generan sólo en la altura. De abajo suelen brotar también prepotentes. Dondequiera que se inicia un proceso, una tendencia, un impulso de dominación, la dictadura germina en campo ricamente abonado. Unas veces toma nombres aborrecibles, otras, nombres seductores. Nada envanece al pavo real que decimos hombre como verse dueño y director de los destinos de sus iguales. La dictadura es el galardón más estimado del animal que razona.

En la historia hay ejemplos para todos los gustos. Desde Nerón a Robespierre, la gama dictatorial es maravillosamente varia. De las dictaduras sin instrumento visible son buen ejemplo las revoluciones populares que, inspiradas en un vivo anhelo de libertad se tornan fácilmente liberticidas. Se está en el brocal o en el fondo del pozo. Es la alternativa de las contiendas políticas. Viniendo a nuestros días, acaso ni mejores ni peores que otros, nada hay más elocuente que las rápidas mutaciones revolucionarias. Contra una dictadura se alza un pueblo y engendra otra dictadura. Joao Franco cae vencido por las bombas republicanas. Y Alfonso Costa se levanta soberbio contra anarquistas y sindicalistas. En la lucha por la dictadura revolucionaria, triunfa, por más despótico, el más decidido. El pueblo hace coro, aclama al vencedor, aplaude la dictadura.

No sabría vivir sin amo, sin látigo, sin ergástula. Menos mal que no levanta una horca en cada esquina. Es más cómodo perseguir, encarcelar, deportar; nos hemos humanizado. El hecho enseña sencillamente cómo ciertas colaboraciones son demasiado incondicionales y demasiado simplistas. Si en nuestro país diera una revolución el triunfo a los republicanos, con el auxilio desinteresado de las fuerzas sociales, la dictadura republicana se levantaría a las veinticuatro horas para aplastar a las ideas socialista y anarquista. ¿Quién puede dudarlo?

Las dictaduras están en la esencia misma de todo poder y ningún fruto distinto puede darse de un mismo árbol. Las mismas masas populares, cuando se adueñan de una nación, se entregan frenéticas a la dictadura. No hay más que una razón rectilínea y un imperativo omnipotente: su voluntad soberana. Obligar, forzar, imponer es toda la savia de la autoridad, ejérzala quien la ejerza: pueblo, individuo o grupo de individuos. Por encima de los más bellos propósitos, el determinismo de todas las cosas conduce a la exaltación del triunfador. A un muera sucede un viva, pero se cambia de amo y nada más. Cuando una revolución ha estallado está fecundando otra revolución próxima. Es la consecuencia forzosa de ejercicio de la autoridad, del error político, que consiste en creer de toda necesidad la institución de un poder público. El poder, de arriba o de abajo, es fatalmente dictadura, es despotismo, es tiranía. La sola duda es rebeldía y la rebeldía se convierte en acicate de todo abuso autoritario. 

El aplauso se obtiene nada más que hasta la víspera del triunfo. Al día siguiente el rebelde es un sujeto presidiable. La manada de autómatas que grita y patalea: ¡Viva el rey! ¡Viva la república! o ¡Viva la Pepa!, se queda tan fresca sirviendo al nuevo señor que brilla en lo alto. La dictadura será el único fruto visible de las revoluciones mientras el pueblo no pierda los resabios autoritarios y el prejuicio del poder. Antes que cooperar a falaces redenciones, habrá que consagrarse a difundir espíritu de independencia, llevando a las inteligencias la idea real de la libertad, escamoteada con el subterfugio revolucionario por todos los políticos. No se acabará con las dictaduras ayudando a nuevos amos, aunque se llamen republicanos y radicales.


Por qué el fascismo vence. Errico Malatesta (1923)


La fuerza material puede prevalecer sobre la fuerza moral, también puede destruir a la más elegante civilización si ésta no sabe defenderse con medios adecuados contra los retornos ofensivos de la barbarie. Toda bestia feroz puede devorar a un gentilhombre, también a un genio, un Galileo o un Leonardo, si éste es tan ingenuo como para creer que puede frenar a la bestia mostrándole una obra de arte o anunciándole un descubrimiento científico.

Pero la brutalidad difícilmente triunfa, y en todos los casos sus éxitos no han sido nunca generales y duraderos, si no logra conseguir cierto consentimiento moral, si los hombres civiles la reconocen por lo que es, y si además impotentes en desvelarla la rehuyen como a una cosa inmunda y repugnante. El fascismo que compendia en sí toda la reacción y reclama en vida toda la ferocidad atávica dormida, ha vencido porque ha tenido el apoyo financiero de la gran burguesía y la ayuda material de varios gobiernos que quisieron servir contra la apremiante amenaza proletaria; ha vencido porque ha encontrado en su contra una masa cansada, desengañada y vuelta cobarde por una propaganda parlamentarista de cincuenta años; pero sobre todo ha vencido porque su violencia y sus crímenes han provocado el odio y la venganza de los ofendidos, pero no despertó la desaprobación, la indignación general, el horror moral que nos parece que debió nacer espontáneamente en cada alma gentil.

Y lamentablemente no podrán éstas imponerse materialmente si antes no hay una revuelta moral. Digámoslo francamente, por doloroso que sea el constatarlo. Fascistas también hay fuera del partido fascista, hay en todas las clases y en todos los partidos: hay gente de todo el mundo que no siendo fascistas, incluso siendo anti-fascistas, tienen el alma fascista, el mismo deseo de abuso que distingue a los fascistas. Ocurre, por ejemplo, de encontrar hombres que se dicen y se creen revolucionarios e incluso anarquistas que para solucionar una cuestión cualquiera afirman con orgulloso ceño que actuarán fascistamente, sin saber, o sabiendo también, que eso significa atacar, sin preocupación de justicia, cuando se está seguro de no correr peligro, o porque se es mucho más fuerte, porque se está armado contra un desarmado, o porque son varios contra uno, o porque se tiene la protección de la fuerza pública o porque se sabe que al violentado le repugna la denuncia — significa en fin actuar como camorrista y como policía. 

Lamentablemente es cierto, se puede actuar, y a menudo se actúa fascistamente sin necesidad de apuntarse entre los fascistas: y no son ciertamente los que actúan así, o se proponen actuar fascistamente, los que podrán provocar la revuelta moral, el sentido de disgusto que matará al
fascismo. 

¿No vemos a los hombres de la Confederación, los D’Aragona, los Baldesi, los Colombino, etcétera, lamer los pies de los gobernantes fascistas, y luego seguir siendo considerados, también por sus adversarios políticos, como gentilhombres?

Estas consideraciones, que por lo demás hemos hecho muchas veces, que se vinieron a la mente leyendo un artículo de “L’Etruria Nuova” de Grosseto, y que nos hemos asombrado de ver cortésmente reproducido por “La Voce Repubblicana” del 22 de agosto. Es un artículo de “su valeroso director”, el buen Giuseppe Benci, el decano de los republicanos de la fuerte Maremma (para usar las palabras del “La Voce”), que nos parece un documento de bajeza moral, que explica por qué los fascistas han podido hacer en la Maremma lo que hicieron. Son conocidas las hazañas de bandoleros de los fascistas en la desventurada Maremma. Allí, más que en otros lugares, han ventilado sus pasiones malvadas. Desde el asesinato brutal a golpes, de incendios y devastaciones, hasta tiranías menudas, las pequeñas vejaciones que humillan, los insultos que ofenden el sentido de dignidad humana, todo esto han cometido sin conocer límite, sin respetar a nadie aquellos sentimientos que, además de ser condición de todo vivir civil, son la base misma de la humanidad en cuanto se distingue de la más ínfima bestialidad. Y aquel fiero republicano de la Maremma habla en tono humilde y los trata de “gente de fe” y mendiga para los republicanos su apoyo y casi su amistad, aduciendo los méritos patrióticos de los mismos republicanos. Él “admite que el gobierno (el gobierno fascista) tiene el derecho a garantizarse el libre desarrollo de su acción” y deja entender que cuando los republicanos vayan al poder harán lo mismo. Y protesta que “nadie podrá admitir que de nosotros (a Grosseto) el partido republicano haya intentado con acto alguno obstaculizar la experiencia de la parte dominante” y se jacta de no haber impedido para nada la acción del gobierno retrayéndose hasta de las luchas electorales para esperar que el experimento se cumpla. Es decir, esperar que se cumpla el experimento de dominación sobre toda Italia por parte de aquella gente que ha torturado a la Maremma.

Si el estado de ánimo del señor Benci correspondiera al estado de ánimo de los republicanos y la suerte del gobierno fascista tuviera que depender de ellos, tendría razón Mussolini cuando dice que se quedará en el poder treinta años. Se podría también quedar trescientos.